Teresa Viejo: “Tenemos que ser activistas de la curiosidad”

¿Por qué siempre lo queremos saber todo? Es la pregunta que siempre le ha acompañado a la autora de este libro, Teresa Viejo. Con el ánimo de responderla Teresa ha decidido investigar la curiosidad, la primera fortaleza humana. Después de años de estudio, anima a todos a despertarla a través de las páginas de La niña que todo lo quería saber.


La niña que todo lo quería saber da relevancia a lo rico que es tener curiosidad por las cosas como fortaleza dentro del ser humano

Sí, tengo la sensación de que se nos olvida. Normalmente lo que es fácil no se valora tanto como lo que cuesta mucho esfuerzo. El concepto del sacrificio ha calado muy hondo, tanto como para menospreciar los dones que traemos los seres humanos. Para mí, la curiosidad, que es una fortaleza, también es un don y una competencia muy necesaria que se nos olvida o la menosprecian.

A veces tendemos a pensar que salir de la zona de confort es lo mismo que ser curioso

Una elevada curiosidad nos puede llevar a salir de la zona de confort. No es tan simple. Es verdad que repito muchas veces que el miedo a lo incierto se desactiva con la vacuna de la curiosidad. Lo que sí es cierto que si tienes una elevada curiosidad y la practicas les vas quitando valor a otros aspectos que te rodean y te pueden resultar inquietantes.

Tenemos que abrir un poco nuestra mente porque la curiosidad es una forma de fortalecernos a nosotros mismos

Claro, tengo la sensación de que no nos forman en inteligencia emocional y solo cuatro cosas básicas de psicología. Conocemos muy poco de la forma en la que funciona nuestro cerebro y nuestras competencias. Yo he optado por activar la que más me resuena a mí, que es la curiosidad. Tenemos que ser activistas de la curiosidad y no dar un paso hacia atrás.

¿Crees que la sociedad española es curiosa?

En este momento no es una sociedad especialmente curiosa. Ha sido una sociedad exploradora sin embargo, algo ha pasado en estos últimos 50 años que nos hemos acomodado bastante. No hemos buscado ese pensamiento único e incluso nos ha dado miedo el hecho de conectar con otras personas por el hecho de no hablar idiomas. La frase de ¿y por qué no te crees que seas así? Va muy relacionada con la autoconfianza que te da la curiosidad. Cuando tú haces las cosas activando tu curiosidad, tú sientes la fortaleza de hacerlo. La curiosidad como competencia humana es lo que nos lleva a explorar, a averiguar y a un aprendizaje continuo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*