Teresa Viejo: “Tenemos que ser activistas de la curiosidad”

De pequeña a Teresa siempre le decía que por qué lo quería saber todo. Después de años de estudio nació este libro que habla tanto de ella como de todos nosotros. Habla de las ganas de saber y la inagotable necesidad de aprender. De cómo la curiosidad inspira a la creatividad. De esa energía que nos empuja a observar, buscar, averiguar, investigar, indagar, a conectar con los demás. A confiar, porque si bien vivimos una época incierta, la curiosidad es la única vacuna contra la incertidumbre.


La niña que todo lo quería saber es un libro de vidas, de experiencias y de aprendizaje

Exacto, así lo quería compartir y sobre todo que los lectores lo leyeran tantas veces como quisieran. Creo que es importante ese concepto.

Has querido demostrar lo importante que es la curiosidad en las personas al igual que la fortaleza

Sí, tengo la sensación que se nos olvida. Normalmente, lo que es fácil no se valora tanto como lo que cuesta mucho. Todo el concepto de sacrificio ha calado muy hondo tanto como para menos preciar los dones que traemos los seres humanos. Para mí la curiosidad es una fortaleza. Es la mirada de la psicología positiva y alinea mucho con mi perfección de ella. Es una destreza y competencia necesaria para este momento. A las personas se les olvida y la menosprecian.

Es importante tener una elevada curiosidad y, sobre todo, practicarla

Sí, es muy importante contar con una elevada curiosidad y ponerla en práctica con tu mirada o tus sensaciones. Otros recursos que te rodean te pueden resultar minúsculos. Lo importante es focalizarte en el problema que tengas para el otro disminuya. Donde tú pones la energía es donde vas a resolver el problema que tengas.

La curiosidad es la principal forma de fortalecernos a nosotros mismos

Claro, porque tengo la sensación de que no nos forman en inteligencia emocional y poco en psicología conocemos muy poco de la forma en la que funciona nuestro cerebro. Yo he optado por trabajar la curiosidad y es el mensaje que le mando a las personas.

Necesitamos formarnos en la curiosidad

Sí, creo que aquí nos formamos poco. Tenemos que abordarla de una forma sencilla para que todo el mundo lo pudiera entender y estuviera ahí la energía de la curiosidad. Esa sensación nos lleva a conseguir cosas poco a poco y estar algo más feliz. Tenemos que ser activistas de la curiosidad.

¿Crees que la sociedad española es curiosa?

No es una sociedad muy curiosa en estos momentos. Ha sido una sociedad exploradora, pero a lo largo del siglo XX algo ha pasado que nos hemos acomodado y no hemos buscado alternativas o nos ha dado miedo conectarnos con otras personas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*