Rigoberta Bandini cierra su gira con una gran fiesta en Zaragoza

Rigoberta Bandini en Zaragoza. Foto: Delfín Sarasa
Rigoberta Bandini cerró anoche su gira en la capital aragonesa. Foto: Delfín Sarasa

El 2022 ha sido el año de Rigoberta Bandini. Hace un año nos presentaba su canción Ay Mamá en el Benirdorm Fest y desde ahí no ha parado ni un segundo. Anoche se subió al escenario del Pabellón Príncipe Felipe para despedir una gira que le ha traído muchas alegrías.

La decoración del espectáculo se asocia a una gran fiesta con bolas de discotecas y un fondo dorado. Pero, no es que solo lo asociara, Rigoberta la montó por todo lo alto para que todos los maños y mañas saltaran y cantaran sin parar.
In Spain We Call It Soledad dio el pistoletazo de salida al concierto para continuar con Fiesta o Canciones de amor a ti.

Tras saludar a su público, la artista confesó que no quería llorar hasta el final del show porque no iba a poder seguir cantando. Y, aunque se le veía apenada por ser el último logró aguantar las lágrimas casi hasta el último minuto.

Entre estas canciones también ha destacado Julio Iglesias, A todos mis amantes convirtiéndose en un momentazo cuando aparece un cabezudo detrás de Rigoberta bailando. O un popurrí de canciones de amor formado por Como yo te amo, Bailar pegados, Eres tú, La noche del amor y Lalala.

La cantante ha estado acompañada por una energía sobrehumana por su cuerpo de baile, que llenaron de color el escenario, por Berta que sorprendió con su energía y su voz y, por su familia: su amor y su primo. Lástima que no pudiéramos disfrutar de la presencia de su prima en Zaragoza, pero se encontraba ya a punto de dar a luz.

Las letras de Paula Ribó ya se consideran himnos de la música de nuestro país. Hubo muchos momentos estelares que hicieron saltar al pabellón como Ay Mamá. Un tema que ya resuena en todas las manifestaciones feministas como símbolo de lucha, empoderamiento y raíz.

En esta noche de fiesta también ha habido tiempo para volvernos perras, Rigoberta Bandini ha demostrado no estar enjaulada y que se necesita poco para ser realmente feliz.

La cantante reconocía “Somos unas nostálgicas perdidas y no solo por fechas navideñas, sino que es el último show de la gira. Que a los 30 años haya aparecido en este jardín botánico de plantas maravillosas no deja de sorprenderme” y señalaba que no era un adiós y que volverán porque lo necesitan.

Estaba en duda si habría espacio para la canción infantil de Caillou que fue interpretada por ella cuando todavía era una niña. Sí que lo hubo y esto nos obligó a regresar a aquellos maravillosos años de nuestra infancia.

Zaragoza ha sentido magia, fiesta, complicidad y sensibilidad a lo largo de la noche. Sin olvidarnos de la locura con Así bailaba, un tema que rompe con la tradicional canción infantil que cohíbe a las mujeres a jugar por tener que fregar y limpiar.

La noche terminaba con La Emperatriz y Too Many Drugs en donde el equipo al completo saltó al escenario vestidos de verduras para desatar la locura final, así como para mantear a la vocalista.

A la salida se notó que el público había disfrutado porque los más atrevidos salieron por la rampa cantando sin parar Ay Mamá.

  • Rigoberta Bandini en Zaragoza. Foto: Delfín Sarasa
  • Rigoberta Bandini en Zaragoza. Foto: Delfín Sarasa
  • Rigoberta Bandini en Zaragoza. Foto: Delfín Sarasa
  • Rigoberta Bandini en Zaragoza. Foto: Delfín Sarasa
  • Rigoberta Bandini en Zaragoza. Foto: Delfín Sarasa
  • Rigoberta Bandini en Zaragoza. Foto: Delfín Sarasa
  • Rigoberta Bandini en Zaragoza. Foto: Delfín Sarasa
  • Rigoberta Bandini en Zaragoza. Foto: Delfín Sarasa
  • Rigoberta Bandini en Zaragoza. Foto: Delfín Sarasa
  • Rigoberta Bandini en Zaragoza. Foto: Delfín Sarasa

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*