Reyes Monforte: “África de las Heras es la mujer de las mil caras”

La autora Reyes Monforte nos adentra en la vida de África de las Heras que se convirtió en la espía más importante del siglo XX. Durante más de 50 años, la española estuvo al servicio de la KGB con diferentes identidades. La violinista roja es una novela emocionante y apasionante que te sorprenderá.


En La violinista roja nos hablas de África de las Heras. La espía soviética más importante y que era toda una caja de sorpresas

Me gusta decir que era como una matrioska, una muñeca rusa que vas abriendo y van saliendo otras. Llegó a ser coronel de la KGB y la española más condecorada por la Unión Soviética. En la Guerra Civil ejerció de interrogadora en la checa de San Elías de Barcelona, donde fue captada por los servicios de inteligencia de Stalin; formó parte del operativo que asesinó a Trotski en México, haciéndose pasar por su secretaria y traductora; fue guerrillera en los bosques de Ucrania durante la Segunda Guerra Mundial donde ejerció como violinista, como se llamaba a las operarias soviéticas que enviaban informes e interceptaban mensajes del enemigo, y protagonizó, como modista de alta costura, una de las trampas más fructíferas de los servicios secretos al enamorar el escritor uruguayo Felisberto Hernández en París, casarse con él en Montevideo y desde Uruguay crear la mayor red de espías soviéticos que operó durante 20 años en todo el mundo. África de las Heras es la mujer de las mil caras.

Nunca mejor dicho. A través de su valentía llegó a tener la capacidad de meterse en diversas identidades para espiar

Ella decía que la mejor espía era aquella que sabían que existía, pero no quién era. No sabían cómo hablaba, cómo miraba, cómo era, ni cómo se llamaba. Los de la CIA iban como locos detrás de ella.

¿Cómo conoces esta historia?

Descubrir su historia fue un pastelito porque no me sonaba de nada, me cautivó y decidí que lo tenía que compartir. Me apasiona la historia y poder situar a África en estos episodios era un regalo doble. El proceso me ha entusiasmado y cada cosa que se cuenta está documentada.

Cuéntanos un poco sobre el proceso de documentación que has llevado a cabo en esta novela

Es un libro que ha necesitado de mucha documentación porque de África había muy poca. Pero gracias a los personajes secundarios, bueno, llamar secundarios a Frida Kahlo, Trotski, Hemingway, Caridad Mercader, Ramón Mercader, he podido novelar su vida. Escribir el libro me ha llevado unos dos años.

Con La violinista roja repite en el género histórico tras el éxito de Postales del este, ¿te sientes cómoda en él?

La historia hay que conocerla porque muchas de las claves de lo que está pasando ahora están en el pasado. En Postales del Este, yo hablaba de Auschwitz y el odio y falta de empatía que aquello generó no ha muerto aunque sigue enterrado hasta que alguien lo destape, que es lo que estamos viendo ahora Ucrania. El odio entre Rusia y Ucrania existía pero estaba durmiendo hasta que alguien ha provocado el chispazo. Los grandes odios de la humanidad siguen ahí, pasan de generaciones, cambian de nombres y apellidos pero se sigue odiando. Es un círculo vicioso. Creo que si conociéramos más la historia no nos extrañaría tanto las cosas que pasan. A veces hay historias tan increíbles que hay que ficcionarlas para contarlas porque si no, no se las creen. Que sí, que África fue secretaria de Trotski y luego ayudó a matarle. La historia, a los jóvenes, hay que contársela a través de novelas, series o películas.

Su historial como espía soviética sigue prohibido por el Gobierno Ruso

Sí, yo creo que va a seguir prohibido por muchísimo tiempo. Ella tenía mucha información e hizo muchas cosas que el gobierno no quiere que se sepan.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*