Pau Mateo: “No creo en proyectar una imagen que no se ajuste a la realidad”

Pau Mateo nos adentra en el mundo de los Mir gracias a este maravilloso libro en donde nos narra las historias, anécdotas y aventuras vividas desde el día en que se le metió entre ceja y ceja que iba a dedicarse a la profesión más vocacional que existe, la medicina.

Nadie dijo que empezar fuera fácil o que se lo digan al autor que los años se le hicieron eternos hasta que se graduó, vivió grandes desvelos para aprobar el examen que le convertiría en Médico Interno Residente… entre las páginas de este libro también nos desvelará los recuerdos de sus pacientes o cómo sobrevivir a los turnos y las urgencias.


¿De dónde nace la idea de contar tu historia?

Si te soy honesto fue gracias a HarperCollins, que contactaron conmigo para proponerme un proyecto editorial. Llevaba tiempo queriendo escribir un libro y, la verdad es que nuestros objetivos se alinearon y Diario de un MIR es el producto final.

Tanto con el libro como con tu canal de YouTube estás tratando temas de interés social, ¿dónde consideras que está el éxito de divulgar temas médicos?

Creo que la importancia y el éxito de la divulgación es conseguir acercar temas complejos o temas de interés general a la población. Poder hacerles partícipes del avance científico y que no se sientan dejados atrás porque se dediquen a otras cosas no sanitarias.

Diario de un MIR muestra lo bueno y lo malo del camino de esta profesión. ¿Es una pequeña reflexión?

Es un trabajo introspectivo de mis primeros 30 años de vida. Es una evolución, una metamorfosis en la que aún me encuentro.

Has incluido una de las peores épocas que ha vivido la sociedad en los últimos años como ha sido el Covid-19. En tu caso que estabas fuera, ¿cómo fue afrontar el inicio de la pandemia en un momento donde no se sabía nada o muy poco?

Petrificante. Encontrarme en la zona cero del COVID-19 en Italia fue inicialmente adrenalínico, pero cuando la adrenalina bajó llegó el miedo. Nos sentíamos como soldados disparando balas de cera contra un enemigo que no podíamos ver y del que sabíamos muy poco.

¿Te ha dejado factura el vivirlo tan de cerca?

Si. Hay imágenes que no se olvidan y que de vez en cuando vuelven a mi cabeza cuando duermo.

Creo que uno de los factores positivos del libro es la forma en la que tienes de contar las cosas tanto por la veracidad de los hechos como por la forma tan coloquial de tratarlos

Desde hace años intento mostrarme públicamente (es decir, redes sociales y demás) como soy. No creo en proyectar una imagen que no se ajuste a la realidad. Creamos expectativas difíciles de alcanzar y llevamos a hacer sentir frustración y ansiedad a las personas.

¿Qué le recomendarías a las futuras generaciones que quieren empezar su carrera en el mundo de la sanidad?

Si creen que es lo suyo, que se lancen a la piscina. Que no tengan miedo, que hagan la técnica de la esponja (intentar absorber todo lo que tienen alrededor) y que disfruten del camino tan bonito.

¿Cómo están siendo los primeros comentarios de tus lectores?

Está gustando mucho. Desde personas que me dan las gracias por hacerles ver que quien la sigue la consigue, como personas que habían dejado enterrada su vocación por la medicina y que, como me han dicho ellos, gracias a mi libro ha vuelto a la superficie y van a darlo todo por ser médicos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*