Natalia Sanchidrián: “Abordo el autoconocimiento a través de las relaciones personales y los vínculos familiares”

Prueba de fe es una invitación abierta y sincera para que dejes de buscar desesperadamente aquello que no tienes y comiences a confiar en la vida y en ti, entregándote en cuerpo y alma a la persona que desea emerger desde tu interior. Natalia Sanchidrián comparte la importancia de aceptar todas nuestras experiencias como parte de un proceso que nos ayudará a entender que, a pesar de haber tenido un gran crecimiento personal, laboral o espiritual, podemos seguir sintiéndonos víctimas del destino.


¿Qué se va a encontrar el lector en este nuevo libro, Prueba de fe?

Es una invitación hacia una nueva perspectiva, una invitación para que las personas se sientan un poquito mejor porque somos ‘adictos’ al sufrimiento. Partimos de la base de que algo está mal en nosotros, que estamos rotos, que no funcionamos bien… Tenemos en la cabeza tan arraigada la idea, por lo que hemos vivido y por diferentes creencias, de que somos malas personas, que decepcionamos a la gente y que hacemos todo mal. El libro tiene como objetivo ayudarnos a entender que la vida es como es y que no importa la de veces que luchemos por nuestros objetivos, si no nos apoyamos en las herramientas que tenemos y no conectamos con lo que verdaderamente somos, ese esfuerzo no servirá de nada, siempre va a haber algo más que nos falte para llegar a esa perfección que creemos que necesitamos.

Con este libro cierras una trilogía, ¿hay un orden necesario para leerlos y entender mejor la idea global que quieres transmitir?

En ningún momento deseé hacer una trilogía, pero quería compartir tantas cosas que era imposible exponerlas en un solo libro. Volando alto era esa salida del cascarón, un libro con el que me expongo, para lo bueno y para lo malo, habrá gente que se sentirá identificada y otra que pensará por qué comparto algo que quizás se debería quedar en la intimidad. Feliz de ser yo es esa felicidad que logras cuando empiezas a quererte, cuando empiezas a ser feliz por ser quien eres, que no significa que seas feliz todos los días, ni mucho menos. En ese libro abordo el autoconocimiento a través de las relaciones personales y los vínculos familiares, para explicar que es muy difícil que sanemos nuestras heridas emocionales si no tratamos antes las heridas de nuestros antepasados.

¿Consideras que en la vida nos falta esa aceptación de la dualidad, de lo bueno y lo malo?

Por supuesto. La vida es eso, por mucho que intentemos aparentar en las redes sociales. Está claro que todos queremos ser felices, no creo que haya nadie que quiera sufrir de manera consciente, pero la vida es esa dualidad, la oscuridad y la luz. Hay momentos en los que me vengo abajo, soy una persona sensible que vivo todo mucho, pero gracias a Dios ahora tengo herramientas y recuerdo que en la vida hay momentos duros, pero también hay otros maravillosos. Creo que Prueba de fe es el mejor libro que he escrito porque me he dado cuenta de que, inconscientemente, utilizamos el victimismo, yo misma me tiraba todo el rato hablando de los abusos. Por supuesto que eso está ahí, pero no me ayudaba el hecho de estar hablando continuamente de esas experiencias. Me he dado cuenta de la importancia de salir de esa oscuridad, a la que probablemente volverás, pero permanecerás menos tiempo porque ya conoces la luz. Se trata de que, cuando te caigas, estar el menor tiempo posible hablando de esas malas experiencias, salir cuanto antes de ese bucle negativo. En este tiempo, las experiencias que estoy escuchando de la gente son increíbles, el ser humano tiene una resiliencia brutal.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*