Miguel Gane: “La poesía debe de reflejar el punto en el que vives ahora”

En Ojos de sol, Miguel Gane hace un homenaje al amor y a la singularidad de cada persona que se cruza en nuestras vidas. Es un poemario en el que, de alguna forma, te vas a encontrar.


¿De dónde nace este poemario?

La idea principal del poemario es buscar una metáfora entre lo que es el ser humano y las margaritas. Lo que trato de hacer es invitar al lector a que piense que la esencia que lo define también pasa por los temas sociales, por los amores que tiene o por sus raíces. El libro quiero que funcione a modo de espejo, de una generación en concreto que es la mía.

Como bien dices tiene de hilo conductor la metáfora de las margaritas

Sí, las margarías son las flores más comunes de la tierra, eso dicen los expertos de internet, y de alguna manera me recordó a los seres humanos. Somos tantísimos a lo largo del planeta que creo que la forma que tenemos de hablar, de mirarnos o de oler es precisamente lo que nos define. Trate de buscar, un poco, esa unicidad que es tan característica de cada uno de nosotros.

Entre tus versos encontramos diferentes temas desde la inmigración, el feminismo o la homosexualidad. Son temas muy actuales

Sí, me interesa mucho la temática actual para escribir. Creo que la poesía debe de reflejar el punto en el que vives ahora, en mayor o menor medida. El que funcione como lugar de debate entre diferentes voces, opiniones o personas creo que es un éxito absoluto. Abordo diferente temática porque es un poco lo que nos toca vivir a nosotros ahora. Hemos recogido muchos temas que estaban a medio camino. Muchas conversaciones que se habían quedado relevadas a un punto más secundario y las hemos sacado a la palestra como la inmigración, la normalización de sexualidad, homosexualidad o bisexualidad. Ya a nadie le llama la atención, o al menos de nuestra generación, que alguien diga que es homosexual o, la salud mental que a nadie le llama ya la atención el que vayamos al terapeuta. Normalizar ese tipo de circunstancias a través de la poesía es uno de los objetivos que quería conseguir.

También haces referencia a la infancia y a la pérdida de tu abuelo

Uno sabe lo que es la muerte, pero no la entiende hasta que casi no la vive en primera persona. Cuando se muere alguien tan querido a uno se le va también una parte de sí mismo con esa persona. Yo me tope recientemente con el fallecimiento de mi abuelo. Supongo que el paso de los años, que es otro de los temas que voy abriendo en debate, invita también a descubrir nuevas cosas. Una de ellas es esa pérdida. El libro funciona también a modo de homenaje a esas personas anónimas, como era mi abuelo, que luego son las que nos hacen la vida a todos más sencilla y confortables. La esencia del ser humano es aceptarse y aceptar que nunca vas a terminar de conocer a todo el mundo ni a todo lo que te rodea.

La velocidad y la idea de compartir todo lo que hacemos en nuestro día a día en las redes sociales están presentes en Ojos de sol

Trato de sacar una conversación acerca de que las redes sociales no son más que una imagen de lo que queremos que los demás vean. No son la pura realidad. Entonces hago también un poco una crítica social del mundo en el que vivimos en donde la vida es como un tren que avanza a miles de kilómetros por hora. Muchas veces parece que solo lo podemos ver desde la ventana cuando realmente lo que podemos hacer es bajarnos del tren y empezar a tocar cosas, a hablar con gente o simplemente al hecho de vivir. Hoy en día podríamos decir que es una utopía y tenemos que salirnos un poco de ese molde.

Trabajas en los poemas con la idea de “crecer hacia dentro”

Me interesa mucho el debate generacional que se abre con el libro. Cuando digo que somos una flor que crecemos hacia dentro me refiero a que hemos cogido mucha “mochila” de la gente de nuestro pasado y, de alguna manera la estamos resolviendo. Estamos abriendo muchos debates y eso nos hace a nosotros crecer de alguna manera por dentro. Para amar al resto uno parte de amarse a sí mismo. De la misma manera, para compartirse con el resto, uno tiene que aceptarse a sí mismo. Esto es lo que quería reflejar con ese verso.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*