Marc Clotet: “Me llamó mucho la atención el enfoque que se daba a la violencia de género”

El actor Marc Clotet presentó en el Festival de Cine de Málaga la película 15 horas. En el film la música unió a sus protagonistas. Aura, solista en la sección de primeros violines y Manuel, el director de orquesta de moda, son el matrimonio más envidiado del país. Artistas, famosos y ricos, su relación esconde un secreto inconfesable. Él la maltrata, algo que ella ha ocultado durante demasiado tiempo. Un día, harta de su infierno incomunicado, Aura decide dar el paso y pedir ayuda, entonces sucede lo que siempre había sospechado pero nunca se atrevió a confirmar.


La película es una denuncia a hechos como el maltrato. ¿Qué te llevó a querer meterte en la piel de ese maltratador?

Me llamó mucho la atención el enfoque que se daba a la violencia de género dentro de la película. Este hecho cuesta mucho reconocerlo y a veces a ojos de la gente de fuera parecen que lo tienen todo, pero por dentro la vida de esa mujer está siendo horrible por culpa de él. El hecho de intentar entender un personaje así, el motivo por el cual puede llegar a comportarse de esa manera y el poner encima de la mesa este tema me pareció muy interesante.

Tu personaje va a sorprender mucho al espectador porque nos tienes poco acostumbrados a verte en este rol, ¿cómo fue construirlo?

Cuesta. Nosotros siempre hablamos de la necesidad de contarlo desde una persona que visto desde fuera pudiera ser el hombre ideal, que ha conocido a una persona súper formada y se relaciona con parte de la sociedad. Muchas veces pensamos que el maltrato solo afecta a clases sociales bajas y no es así. Para entender este personaje siempre intento buscar aquello que le mueve a actuar de esta manera. Creo que aquí es un problema de autoestima y de miedo. Él parece que tiene mucha fuerza por el hecho de ser director de una orquesta y, la única forma que tiene de control es haciéndole daño a la persona que quiere y bajándole el autoestima teniéndola controlada. También, me gustó porque se ve como empieza el tema del maltrato ya que es algo que se va forjando poco a poco y hacen que al final uno inflija una violencia que es aceptada por otra persona.

¿Ha sido difícil establecer esa desconexión una vez que acababas de rodar?

Cuando te metes en un papel así, con todas esas emociones y esa energía hace que cuando llegues al hotel estés cansado, exhausto y haya algo como de mal cuerpo por la responsabilidad que uno tiene al estar contando esta historia que puede estar ocurriendo en ese momento en algún lugar. Al final, actuar es jugar, pero tenemos que ser conscientes de lo que estamos contando y de saber desconectar al cabo de un rato para ver la belleza del mundo que tenemos.

¿Cómo ha sido el trabajo con la directora Judith Colell y con tu compañera Sterlyn Ramírez?

Una maravilla. A Judith ya la conocía hace años y es una persona que te deja tirarte al vacío y hacer tuyo el personaje. A Sterlyn no la conocía y es una grandísima actriz y compañera. Ha sido todo muy fácil. Hemos ensayado mucho para que saliera tan bien la película.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*