Los éxitos de Dani Martín sí vuelven a Zaragoza

Dani Martín actuó en el Pabellón Príncipe Felipe durante el Pilar. Foto: Delfín Sarasa

No, no vuelve con esta canción y con estas palabras es como anunciaba que El Canto del Loco no volvía. Noticia que fue un disgusto para muchos, pero que a él le ha servido para volver a encontrarse con los temas que le llevaron a lo más alto en la música. Así que para nosotros sí que Dani Martin ha vuelto y ya le tocaba llegar con su gira Qué caro es el tiempo.

El Pabellón Príncipe Felipe fue el recinto encargado de unir recuerdos, sentimientos e ilusión de miles de zaragozanos y zaragozanas. El concierto comenzaba con un Dani Martin en medio de la pasarela para recordarnos La suerte de mi vida. El público enloqueció incluso antes de que Dani confesara “la suerte de mi vida sois vosotros”. Le siguieron Son sueños y Volverá. Tras unas canciones se puso el cachirulo y proclamó ese “¡Viva la Virgen del Pilar” que desató todavía más a las 10.000 personas (aprox).

La parte más melancólica llegaba con temas como Que bonita la vida, 16 añitos, Contigo, Portales con la que reivindico que dice follar y que en la radio le censuran esa palabra con un pitido cuando hay canciones mucho más fuertes y no se censuran. Con Peter Pan reconoció que “ha sido la canción más bonita que he escrito”.

Para la ciudad solo tuvo palabras bonitas porque se nota que la quiere y mucho. Se acordó de sus primeros conciertos en la Sala Oasis, de artistas como Amaral, Bunbury y de su amigo Kase.O del que se atrevió a cantar un poquito e incluso se puso una camiseta suya.

“Quiero ver esas putas manos arriba”, repetía en cada tema y los maños obedecían. Sobre todo cuando el ritmo volvió con Una foto en blanco y negro, La Mentira o Volver a disfrutar. El artista se ganó al público con cada canción y cada gesto. Como viene siendo habitual en sus conciertos leyó algunas de las pancartas y subió a un chico al escenario a cantar con él, recibió unas magdalenas de una fan con lo que se mostró muy agradecido, pero tuvo que decir que era celíaco. También, subió a una niña de la que confesó haberse enamorado y a la que el estadio entero le cantó el Cumpleaños feliz. “Solo me falta sacar a una jubilada”, bromeó, y es que más de 20 años en la música dan para unir a varias generaciones.

Fueron casi dos horas y media de concierto que acabaron con el aclamado Zapatillas e Insoportable y que hicieron saltar a la gente hasta no poder más. Aun así dejó a Zaragoza con ganas de La madre de José o Besos.

Con el cartel de entradas agotadas desde hace meses Dani Martín se despedía de su público dejándoles un recuerdo tras otro.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*