La V gala de Fundación Sesé recauda 23.570 € para combatir la pobreza energética

¡En Marcha! Música x la pobreza energética. Foto: Delfín Sarasa

Fundación Sesé ha vuelto a demostrar, un año más, que música y solidaridad pueden ir de la mano, esta vez bajo el lema “¡En Marcha! Música x la pobreza energética”. Sobre el escenario de la Sala Multiusos del Auditorio de Zaragoza pasaron artistas de la talla de Marta Sánchez, La Guardia, Elem o Pájaros Mojados, que reunieron a 1.200 personas y lograron recaudar 23.570 € euros destinados a ayudar a las familias más desprotegidas de Aragón al pago de las facturas de suministros, tanto eléctricos como de calefacción, a través de Cáritas y la Junta Coordinadora de Cofradías de Zaragoza.

Previamente, por el photocall pasaron, además de los artistas, la organización de la gala -presidenta de la fundación Ana Sesé; presidente de la Junta Coordinadora de Cofradías, Ignacio García Aguaviva; y África Navarro Royo, secretaria general de Cáritas Zaragoza-, así como una importante representación de las autoridades de la ciudad, entre las que se encontraban Jorge Azcón, alcalde Ayuntamiento de Zaragoza, Sara Fernández, vicealcaldesa y consejera de Cultura Ayuntamiento de Zaragoza o Sira Repollés, consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón.

La gala comenzó a las 21 horas a manos del polifacético showman Luis Cebrián, quien dio paso a Ana Sesé. La presidenta de la Fundación Sesé aseguró que estos actos “sirven para sensibilizar a la sociedad sobre las situaciones y necesidades vitales de personas que viven muy cerca de nosotros, y de las que, en muchas ocasiones no nos damos cuenta”. También, quiso recordar que el próximo año la Fundación cumplirá su décimo aniversario, y dio las gracias “infinitas, de corazón, por querer cambiar el rumbo injusto que a veces marca la vida de muchas personas”.

La encargada de ofrecer la primera actuación de la noche fue Marta Sánchez, una de las más esperadas. La cantante madrileña hizo vibrar al público con sus temas “Soldados de amor”, “Vivo por ella” o “Soy yo”.

La joven zaragozana Elem, que estaba de celebración por la publicación ese mismo día de su nuevo disco “Planeta de Cristal”, quiso compartir al piano con los asistentes “Catarsis” y “Fin del Mundo”, dos de los temas de su nuevo trabajo.
Tras este breve momento que nos dejó con la boca abierta, tuvo lugar uno de los momentos más emotivos de la noche. Con intención de dar visibilidad a la pobreza energética, se produjo un apagón de luces en toda la sala Mozart y se animó a que se encendieran las linternas de los teléfonos para “para darles nuestra luz y calor a quien este invierno les faltará y concienciar sobre la pobreza energética en nuestra comunidad”. Después, todo el público, mientras continuaban a oscuras, cantaron “We are the world”.

Todos los asistentes a esta gala ambientada en los años 80 se transportaron al pasado gracias a los juegos propuestos por Luis Cebrián, como el mítico “1,2,3”, y a la actuación de Pájaros Mojados, banda que interpretó grandes éxitos del pop nacional e internacional de esta década.

En la programación no podía faltar uno de los grupos más representativos de esta época dorada de la música española, La Guardia. Aparecían sobre el escenario con algo de retraso debido al cambio de set que tuvieron que realizar aunque mereció la pena. Los granadinos han traspasado generaciones, hicieron disfrutar a un público entregado con sus temas “Mil calles llevan hacia ti” y “Cuando brille el sol”.

Como broche final, Luis Cebrián, Elem y Pájaros Mojados quisieron interpretar un tema tan especial como es “Lucha de Gigantes” de Antonio Vega, uno de los iconos indiscutibles de los años 80 y de gran discurso reivindicativo. Este gesto fue la antesala de la entrega del cheque con los 23.570 € euros recaudados recogido por Ana Sesé, presidenta de la Fundación Sesé, Ignacio García Aguaviva, presidente de la Junta Coordinadora de Cofradías, y África Navarro Royo, secretaria general de Cáritas Zaragoza.

Suponemos que, por falta de tiempo, nos quedamos sin escuchar unas palabras de la secretaria general de Cáritas Zaragoza o del presidente de la Junta Coordinadora de Cofradías

Tras este conmovedor momento, todos los asistentes pudieron disfrutar de la Sala Hipóstila, espacio del auditorio anexo a la Sala Mozart, decorado de manera especial para la ocasión. Allí se encontraban, entre otras cosas, dos máquinas Arcade, varios photocalls inspirados en la mítica revista Súper Pop, ambientación con personajes de Star Wars Legión 501 tan propios de la época, o espacios decorativos ochenteros cedidos por Roche Bobois.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*