La primera jornada del Vive Latino hace vibrar al público

Vetusta Morla en el Vive Latino. Foto: Delfín Sarasa

Después de estos años de pandemia por fin, el Vive Latino abrió ayer por la tarde las puertas por primera vez en España y, en este caso en Zaragoza. La ciudad se engalanaba para recibir a grupos y artistas nacionales e internacionales.

Había muchas ganas de este festival y se notaba en el ambiente. Cuando tú entras en la zona del festival ya se puede ver el aire mexicano ya que todo está galardonado de grandes calaveras haciendo honor al país. En medio del festival te encuentras un cuadrilátero de lucha libre en donde se hacen algunos espectáculos a lo largo de la tarde. Como viene siendo habitual en los festivales también encontramos un stand de make up y algunos photocalls con cámaras para disfrutar haciéndote vídeos a cámara lenta. Por supuesto, la oferta gastronómica es abundante aunque, no está muy bien llevada ya que para pedir comida o bebida llegas a pegarte una hora o más en la fila. El único fallo que hasta ahora hemos encontrado en el festival.

Vayamos a lo importante, la oferta musical que pudimos disfrutar durante el viernes. Miss Caffeína fueron los encargados de abrir el festival en el escenario Ambar tras deleitarnos con sus éxitos. La banda Sidonie les cogió el testigo y ya el público comenzaba a estar eufórico. Babasónicos seguía en el espacio Ambar mientras que el escenario Vuse se estrenaba con la singular voz de Silvana Estrada. Coque Malla abrió su concierto con la canción La mujer sin llave, Solo queda música, Escúchame y el éxito más aclamado por el público no se hizo esperar, No puedo vivir sin ti. Para despedirse por todo lo alto invitó a uno de los artistas que veremos hoy, sábado, Kase.O con su tema Un lazo rojo, un agujero. Sin duda, una mezcla explosiva que pudimos ver ayer encima del escenario de Nautalia y que se nos quedará por mucho tiempo en nuestra memoria.

El escenario Ambar se vistió de gala para acoger a una de las voces que, sin duda, te llevan a lo más profundo del alma. Ella es Mon Laferte que vestida de traje se subía al escenario con su banda. Entre el público pudimos ver a muchos fans y a otros que iban a conocerla por primera vez y que quedaron estupefactos con ella. Me parece a mí que le han salido muchos nuevos seguidores a la artista. Aunque te mueras por volver o Tormento fueron algunas de las canciones con las que la artista nos deleito durante su actuación. Aunque, uno de los momentos en donde el público se quedó sin palabras fue cuando invitó a subirte al escenario a Silvana Estrada para cantar La trenza.

Sin parar, nos acercamos de nuevo al escenario de Nautalia Viajes para ver a Taburete. Un público muy variado se acercaba a ver al grupo que iniciaba el concierto con un vídeo presentando a la banda. Empezaron animando al público con su Belerofón y Venado Tuerto. Entre sus temas tampoco faltaron éxitos como 2018: Odisea en el espacio o Madame Ayahuasca. Antes de continuar quisieron dar las gracias al público y al festival por la oportunidad de estar ahí tocando y disfrutando con ellos. Al grito de “¡Viva Zaragoza!, ¡Viva Aragón!, ¡Viva España! Y ¡Viva México!” comenzaron a tocar la canción México D.F. Uno de los himnos que no faltaron fue Amos del piano bar que estuvo seguido de canciones como La discoteca, Walter Palmeras o para mí, una de sus mejores canciones Mariposas. El público no paró de cantar en ningún momento y de saltar con el grupo. Aplausos y más aplausos daban paso al siguiente artista en el escenario Ambar, León Benavente. Mientras en el Vuse podíamos escuchar a Aterciopelados o Dengue, Dengue, Dengue.

Eran las 23:00 horas cuando Love of Lesbian llegaba al escenario principal para deleitarnos con su música en donde no faltaron temas como Viaje épico hacia la nada, Allí donde solíamos gritar o Los irrompibles. Los mexicanos Molotov reunieron a gente de todos los países en el escenario Ambar. Con fuerza y mucha energía el grupo emblemático y muy esperado por todos se subía al escenario con su tema Amateur (Rock Me Amadeus), para continuar con Chinga tu madre. Sí, cierto es que durante el concierto no faltaron los vasos de cerveza en el aire, los gritos y sí las peleas. Algún que otro espontáneo se subió al escenario que enseguida fue desalojado por la seguridad. Esperadas las canciones de Gimme tha Power, Frijolero o Puto.

El público esperaba ya enfrente del escenario principal a que Vetusta Morla se subiera al escenario y en cuanto acabó Molotov ese público se multiplicó. Aunque, el sonido estaba fallando un poco la banda se subió encima del escenario con toda la energía para hacer de esta edición algo insuperable. Tras haber participado en seis ediciones del Vive Latino no podían faltar a la primera edición en España. Comenzaron con Puñalada trapera y Virgen de la humanidad.

Vetusta Morla reúne a gran cantidad de seguidores en cada uno de sus conciertos. Así que lo dieron todo encima del escenario por el que no dejaron de moverse y de animar a cantar con ellos. Golpe maestro, Maldita dulzura o Finisterre no faltaron tampoco entre el repertorio. Al que le siguió uno de sus éxitos más consagrados en el mundo de la música Copenhague. El público sabía que se acercaba el final de la noche y no dudaron en dejarse la voz con ellos. Valiente y Cuarteles de invierno daban paso al final del concierto con Los días raros que consiguió que más de una persona del público llorara de la emoción. Antes decía que Copenhague era un éxito, pero sin duda esta última canción es un chute de energía y de emoción haciendo una de las despedidas más épicas de esta edición.

Sho Hai puso el toque aragonés a la madrugada para acabar con el primer día del festival. Muchos se unieron a seguir la fiesta, aunque otros se fueron ya a la salida para buscar un taxi o un autobús que también fue algo imposible.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*