‘La Gran Noche’ de Raphael en la capital aragonesa

Raphael en Zaragoza. Foto: Delfín Sarasa

Raphael enamoró a las 3.000 personas para celebrar junto a él, los 60 años que lleva sobre los escenarios. El Pabellón Príncipe Felipe fue testigo de un show plagado de éxitos, recuerdos y algún que otro tema navideño. Este aniversario comenzaba hace un año con la publicación de su disco 6.0 en el que interpreta las canciones que siempre quiso cantar, pero nunca había grabado.

Alrededor de las 21.00h, Raphael, con la seguridad y solvencia que ha ido forjando a lo largo de los años, pisaba el escenario de Zaragoza. Ave Fénix fue el tema escogido para iniciar este concierto. El de Linares vino muy bien acompañado por 13 músicos entre coristas e instrumentistas que seguían el ritmo que marcaba el artista en cada uno de los temas. La noche sólo acababa de comenzar y ya teníamos claro que hay canciones que, aunque pasen los años, siguen teniendo el mismo éxito que el primer día. Sin apenas descansar unos segundos, Raphael entonaba la primera frase de Vivir así es morir de amor.

Los auténticos fans del artista acudieron al concierto con banderas de su último disco. Los primeros aplausos que parecían no acabar nunca llegaban con los temas Digan lo que Digan, Mi Gran Noche y Me olvidé de vivir. Tampoco faltaron los gritos desde la grada del Pabellón “¡Te queremos!”, “¡Guapo, te amo!”. La noche avanzaba y pudimos escuchar en directo Ave María, Aleluya con el coro Góspel como protagonista y Vida Loca. Como es época navideña, Raphael incluyó en su repertorio dos temas muy apropiados para las fechas, El tamborilero y El camino que lleva a belén.

En la pantalla del escenario se proyectaron imágenes con la letra aunque, también, pudimos ver al artista en blanco y negro que nos confirmó que sigue siendo aquel Raphael. La noche parecía estar llegando a su final, pero nadie quería moverse de su asiento. Se nos rompió el amor desató una ovación de más de dos minutos con todo el público en pie y poco a poco esta duración iba siendo mayor conforme cantaba sus últimos temas. Otro de los momentazos de la noche vino con la canción Que nadie sepa mi sufrir que interpretó junto con su guitarrista. Tampoco pudo faltar en este colofón el tema más escuchado de la pandemia, Resistiré. Se nos eriza la piel cuando lo escuchamos en directo. En muy pocas horas se convirtió en la canción que nos acompañó durante los días más duros que vivimos en nuestras casas.

Qué sabe nadie y Escándalo fueron los últimos temas elegidos para cerrar la noche. Sólo un artista como él puede realizar un concierto sin dirigirse al público hasta finalizarlo. Raphael recordó, entre risas, con el público su primera visita en Zaragoza “hace ya mucho tiempo de eso ¿eh?”. Este concierto 6.0 finalizaba con el tema Como yo te amo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*