Judith Colell nos adentra en la violencia de género a través de “15 horas”

Muchas películas que reflejan la violencia de género lo hacen desde una perspectiva de los malos tratos físicos o de esa evolución de micromachismos que se dejan hacer porque no se les da la importancia necesaria. Pero, “15 horas” y du directora Judith Colell nos van a mostrar el recorrido por el que pasa un víctima de violencia de género.

El matrimonio protagonista de 15 horas se dedican a la música clásica, él, director de orquesta y ella músico. ¿Alguien puede pensar que un afamado director de orquesta pueda ser un maltratador? Pues sí, porque las clases sociales no te salvan de una educación o unas conductas agresivas hacia las mujeres.

Aura, interpretada por Sterlyn Ramírez nos va a ir mostrando todos los miedos por los que pasa una víctima antes de decidir o no denunciar a su agresor. El temor a represalias, la falta de apoyo de la sociedad, y más sorprendentemente e injustificadamente de su familia, sus amigos y las instituciones, éstas últimas con un peso muy acuciante en la fría burocracia que les hace sentir números más que personas. Hasta la propia fe le impide poder tomar partido imponiendo sus asquerosos dogmas. Y al final ella siempre se siente sola y con miedo, y eso es lo que le pasa a todas las mujeres víctimas de violencia de género.

Su maltratador, interpretado por Marc Clotet, le llega a decir frases como «anoche me hiciste perder los nervios y tú sabes que yo no soy así», o tiene que escuchar de su propia madre «¿qué te pensabas que era el matrimonio?». Es lo más revelador de este film, donde ella tiene que ser el centro y todo lo demás, en algunas escenas muy sublime, aparece desenfocado aunque también tenga importancia en lo que sucede. Pero la mirada siempre tiene que estar en ella.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*