Juan Bolea: “Falomir tendrá que buscar respuestas para resolver el crimen”

Hablamos con el autor Juan Bolea del libro El síndrome de Jerusalén su cuarta obra de la serie del detective Florián Falomir. En este caso tendrá que resolver el robo de una talla de la Virgen sin aparente valor pero el caso se complica tanto que incluso acaba en Jerusalén acompañado por la inspectora Martina de Santo.


Cuéntanos un poco que nos vamos a encontrar en esta novela

Como en los tres anteriores esta sigue siendo una novela de policías y detectives. Hay gente que lo llama novela negra, otros lo llaman novela de intriga o de enigma, pero en cualquier caso aquí vamos a tener una trama llena de misterio donde el lector va a compartir con el detective Falomir los peligros y las emociones de una investigación criminal. Este asesinato vamos a tener que solucionarlo en escenarios como Zaragoza, el Maestrazgo o la ciudad de Jerusalén.

Tal y como comentas la investigación no solo nos va a llevar por las ciudad de Zaragoza nos hace viajar muchos kilómetros hasta llegar a Jerusalén. ¿Por qué este escenario?

Fundamentalmente porque el título de la novela hace referencia a un trastorno psíquico que se produce entre aquellos peregrinos que van a Jerusalén y el fanatismo religioso los transforma, cambian de personalidad y se creen que son Salomón, David o el propio Jesucristo. Durante unas horas o unos días asumen esas personalidades bíblicas o evangélicas como un trastorno pasajero de la personalidad. Es un síndrome religioso donde Falomir tendrá que buscar respuestas para resolver el crimen.

Para la gente que todavía no conozca a Florián Falomir, ¿quién es?

Es un investigador distinto. Falomir tiene unos 50 años cuando empieza esta serie de novelas. Ha sido agente especial de inteligencia y ha trabajado en diferentes embajadas de todo el mundo como en Cuba, Próximo Oriente, Rusia y tiene formación militar y diplomática. Por lo tanto, podemos decir que es un hombre preparado para una investigación moderna. La serie comienza cuando Falomir decide dejar sus actividades de espionaje para abrir una agencia de detectives y ocuparse de casos particulares. El personaje ya viene muy armado porque ha vivido mucho, tiene experiencia y un buen sentido del humor, que es lo que le diferencia de otros detectives. Es un personaje creíble y verosímil.

En esta investigación va a estar acompañado de la inspectora Martina de Santo

Hacen una pareja muy interesante y trabajan muy bien juntos. Los dos van a viajar a Jerusalén y resolverán el caso. En estas novelas los dos juntos funcionan muy bien y ellos se entienden muy bien.

Con tus libros reivindicas esa figura del género negro dentro de la literatura

Creo que la crítica en España ha sido muy injusta con autores como yo y el género negro en general. Ahora parece que se va haciendo justicia a este género y se le va dando el reconocimiento que se merece. Los lectores siempre nos han apoyado y han comprado nuestros libros.

En esta serie de novelas del inspector Falomir nos vamos a encontrar con seis libros

Sí, mi compromiso es escribir seis. El síndrome de Jerusalén es la cuarta novela y a los lectores que les guste este detective tienen que leerse todas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*