Hablamos con el productor y el director de la serie “Lucía en la telaraña”

El Festival de Málaga continúa con la presentación de las próximas series y nos ha traído Lucía en la telaraña que llegará a RTVE. Durante el festival hemos podido hablar con Luis Alcázar y Tomás Ocaña, productor y director de la serie. Esta serie documental indaga en el asesinato sin resolver de Lucía Garrido, muerta el 30 de abril de 2008 en Alhaurín de la Torre. La serie narra la lucha de Rosa, su hermana, y el ex guardia civil Ignacio Carrasco por obtener una verdad oculta tras una maraña de corrupción en la Costa del Sol en la que hay narcotráfico, homicidios, delitos contra el medio ambiente, tráfico de armas o ‘pelotazos’ urbanísticos. El trabajo documental cuenta con testimonios inéditos y la colaboración del jefe de Asuntos Internos de la Guardia Civil.

¿Cómo nace la idea de llevar este caso a la pantalla?

Tomás Ocaña: Conocemos el caso por parte de Ignacio Carrasco, un ex guardia civil que denunció la corrupción y quedó un poco atrapada en ella. A partir de ahí, empezamos a ver el interés del caso y empezamos a trabajar en equipo en una propuesta. Ya estábamos trabajando con TVE en un programa de divulgación científica que se llama El Método, ellos estaban buscando ideas para series documentales y se interesaron muy rápido por el caso y lo fuimos armando. Es una historia apasionante que hemos hecho en cinco capítulos aunque daría para mucho más.

En los cinco capítulos nos vamos a encontrar con momentos de tensión, de emoción al ser un caso conocido aunque, posiblemente muchos de los aspectos que salen dentro de este documental no se conocían o no se reflejaron tan bien en su día

Luis Alcázar: Sí, el caso de Lucía Garrido es la punta del iceberg. El asesinato de Lucía en el año 2008 es el detonante para una red de tramas que va desde la corrupción policial, el tráfico de animales exóticos, el narcotráfico y todo ello sale a la luz a raíz de este asesinato. Por lo tanto, en cada uno de los capítulos se va descubriendo esa “Operación Telaraña” en donde estaba inmersa Lucía y conoceremos cada una de las ramificaciones que tiene en la Costa del Sol la corrupción.

El hecho de que siga habiendo esas tramas de corrupción y no se haga nada al respecto es muy llamativo

Tomás Ocaña: Sí, la verdad es que es muy llamativo como han fallado las instituciones. Le fallaron a Lucía y han fallado al sistema porque aquí estamos viendo un caso que incluye corrupción dentro de la guardia civil, decisiones judiciales difíciles de entender y muchas corruptelas que siguen a día de hoy abiertas. Esto también es lo interesante de esta serie porque nos cuenta una historia que está pasando hoy. También, tenemos que decir que es una historia de esperanza, de gente que se ha apartado de ese camino y nos lo cuenta como: Ignacio Carrasco que peleó por la justicia y se salió de la guardia civil; Rosa Garrido, la hermana de Lucía, que estuvo durante años buscando información o, el servicio de asuntos internos que nos da la primera entrevista de la historia en esa serie documental porque una de las preguntas del documental es ¿Quién vigila, qué vigila?” y una de las respuestas es el servicio de asuntos internos.

Luis Alcázar: Lo que es importante aclarar de Lucía en la telaraña es que se trata de una historia de esperanza cuyos protagonistas son los que luchan por la justicia, no queremos que el foco se quede únicamente en la corrupción.

Familiares, amigos… muchas personas se han prestado a dar declaraciones delante de vuestras cámaras

Tomás Ocaña: Ha sido complicado porque, al final, es una historia donde todavía hay mucho miedo, en la que impera una ley del silencio, peor han sido muy valientes. Creo que ha sido fundamental que Rosa Garrido nos diese la última entrevista de su vida y que fuese la primera de este documental. Ella ha sido un poco ese faro, esa guía y estamos muy contentos de haber encontrado esos testimonios.

Luis Alcázar: Para producir la serie también ha sido muy importante el hecho de tener un aval de periodismo de investigación y verificación de datos. Yo creo que RTVE también ha confiado en nosotros por ese prestigio que aportaba Tomás en el sentido de contar con ese tipo de narración periodística y concienzuda que verificaba cada uno de los datos.

Hablemos un poquito de la producción de la serie porque está muy bien cuidada, ¿cómo ha sido?

Tomás Ocaña: Nosotros creíamos que teníamos que darle el mismo valor a la parte periodística y al nivel audiovisual.

Luis Alcázar: Era muy importante también apostar por una postura cinematográfica.

¿Qué ha sido para vosotros lo más complicado a la hora de llevar a cabo este trabajo?

Tomás Ocaña: Yo creo que era muy complicado el hecho que fuera un caso abierto. Eso ha generado muchas dificultades periodísticas y jurídicas para hilar muy fino, no decir cosas que no están probadas, pero a la vez demostrar el maltrato, la corrupción y otros problemas que se ven claramente. Hemos tenido que hilar muy fino, leer miles de documentos para hacer esa verificación. Gracias a ese trabajo hemos podido sacar las cosas bien y contarle a la gente lo que está pasando. Ahí, la gente podrá tomar sus propias consecuencias. Nosotros todo lo que decimos en el documental está verificado y, luego tendrá que ser un juzgado el que diga quién es culpable y quién no. Los espectadores van a poder sacar sus conclusiones.

Luis Alcázar: Lo más difícil es que es un caso vivo y no cerrado. Yo creo que esto es una de las novedades que nosotros aportamos porque normalmente se hacen series documentales de casos que ya están cerrados. Nosotros estamos hablando de un caso vivo en donde se supone que se tiene que repetir el juicio. Por lo tanto, eso era, desde mi punto de vista, lo que nos ponía más trabas y por eso queríamos ser mucho más exigentes a la hora de la verificación.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*