Guitarricadelafuente hace ‘sold-out’ con un concierto muy especial en Zaragoza

Éxito absoluto de Guitarricadelafuente en Zaragoza. Foto: Delfín Sarasa

Tras el recién estreno de su primer álbum La Cantera, Guitarricadelafuente tenía marcado en rojo el concierto del pasado sábado en Zaragoza. Arropado por familia y amigos, Álvaro Lafuente no podía contener la emoción tras levantar su mirada al comenzar el concierto y visualizar la gran cantidad de público que acudió a disfrutar con su concierto. Guitarrica puede presumir de haber llenado la Sala Mozart con tan sólo 21 años.

La noche arrancaba con el tema Amanita enmudeciendo al público que miraba mientras susurraba la canción. Sin detenerse más que por los aplausos, Guitarrica lanzaba el tema de 2020 y que ahora está también dentro de este álbum, Ya mi mama me decía. Las raíces mañas comenzaron a salir a ritmo de La Filipina. El artista no se olvida y está muy presente en sus ritmos y letras tan escuchadas en la capital maña como «La Virgen del Pilar dice que no quiere ser francesa. Quiere ser capitana’e la tropa aragonesa».

El cantante estuvo acompañado toda la noche de cuatro amig@s que no sólo tocaban un instrumento, sino que lo acompañaban con los coros. Llama la atención que un integrante de la banda incorpora un violoncello entre los instrumentos, algo poco habitual para los tiempos que corren. Su personalidad artística se ha ido forjando paso a paso, canción a canción, progresivamente arrimando una producción avanzada a partir del sonido clásico de su guitarra. Los siguientes temas en sonar fueron Flor de caramelo, Caballito y Rebozo.

Avanzaba la noche y era el turno de los grandes temas como El Conticinio, ABC o la versión del conocido tema de Frank Sinatra A mi manera que presentaba pidiendo al público «esta hay que sentirla». Sus amigos y familiares le ovacionaron arrojando desde los palcos de la sala unos claveles rojos y blancos al centro del escenario. Personalmente, el momento de la noche vino cuando nos regaló un homenaje a José Antonio Labordeta, interpretando un tema muy coreado en Aragón: La Bullonera.

El protagonista de la noche era el álbum La cantera. Un trabajo que entronca con sus raíces, con ese “Ahí viene la cantera” con que saludaban a los chavales los mayores de su pueblo, Cuevas de Cañart, en el Maestrazgo turolense. «La Cantera representa el relevo de la juventud en cada generación, como una chispa que siempre has llevado dentro y prende para quedarse viva, como un relato sobre los muchachos que abrazan su origen y se enorgullecen de él», explicaba Álvaro.

Tras más de una hora y media, el concierto estaba a punto de terminar. Tuvo que contener las lágrimas mientras anunciaba el último tema de la noche mirando a la sala, siendo consciente de lo que ha logrado. No pudo despedirse de mejor forma que cantando Guantanamera con el público coreando cada verso de este último tema.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*