El film “Las distancias” se hace con la Biznaga de Oro en el Festival de Málaga

Málaga. De nuevo una película catalana conquista el premio más importante del festival de cine español. Si el año pasado Málaga alzó a Verano 1993, de Carla Simón, este año la Biznaga de Oro recayó en Las distancias, en la que la barcelonesa Elena Trapé habla con inteligencia y sutileza del declive de la amistad, la decepción, el desencanto y la crisis de los 35 años, edad en la que empiezas a olfatear que jamás tendrás la vida profesional que mereces o has soñado.

Con Reencuentro (Lawrence Kasdan, 1983) como cinta de cabecera, Trapé muestra a un grupo de amigos que viajan a Berlín para celebrar el 35º cumpleaños de uno de ellos, que se gana la vida allí. La presunta fiesta deriva en un puñado de sentimientos insanos e inmaduros que la realizadora no osa llamar egoísmo. El respaldo del jurado fue total ya que también le otorgó el galardón a la mejor dirección y el de la mejor protagonista para la aragonesa Alexandra Jiménez. Una actriz, la zaragozana, que hasta ahora había destacado en la comedia y que cambia de registro en esta cinta.

Otra de las cintas favoritas, Casi 40, rodada a las bravas por David Trueba al margen de la industria, se llevó el premio especial del jurado. Eso sí, compartido con La reina del miedo, debut en la dirección de la actriz argentina Valeria Bertucelli (Biznaga a la mejor interpretación femenina, ex aequo con Alexandra Jiménez) y de la cineasta Fabiana Tiscornia. Ambas muestran algo que conocen: la inseguridad del artista.

Desde hace un par de años, este no es un festival de cine español sino de cine en español. De ahí que la sección oficial esté repleta de títulos de la industria latina. Estos filmes tienen su propia Biznaga de Oro, que, esta vez, fue para la brasileña Benzinho, drama humilde, honesto y sincero sobre una madre coraje que ante las dificultades económicas y emocionales responde con generosidad y amor. De momento, sin distribución en España.

El actor Javier Rey el galardonado. El actor –revelación en la serie Fariña– presentó Sin fin, drama sobre la pareja con viajes en el tiempo de por medio y en el que da vida a un científico más preocupado por su trabajo que por su mujer. Su papel es apreciable.

El premio del público, el más apreciado por los distribuidores, se lo llevó Mi querida cofradía, de Marta Díaz. Se trata de una amable comedia sobre las procesiones malagueñas por la que Carmen Flores conquistó el premio a la mejor actriz de reparto.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*