El Festival de Almagro vuelve a los aforos completos con una edición feminista, americanista, inclusiva y accesible

El Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro recupera su esplendor, sus espacios, sus aforos completos, la experiencia de vivir otras vidas en cualquier rincón del municipio tras la pandemia. Su edición 45 se acoge al verso de la escritora uruguaya Ida Vitale: “Ser en la noche un ser como en el día” para ir bajo su lema y vivir con luz en la oscuridad y convertir las noches veraniegas almagreñas en una gran fiesta.

Este año, los acentos del festival serán feministas, americanistas, inclusivos y accesibles, patentes en los más de cincuenta espectáculos programados en el Corral de Comedias, la Plaza Mayor, AUREA, el Teatro Adolfo Marsillach, la Casa Palacio de Juan Jedler (Patio de Fúcares), el Teatro Municipal y la Casa Palacio de los Villareal (Palacio de los Oviedo).

Entre el 30 de junio y el 24 de julio, Almagro afronta, según su director, Ignacio García, la que quizá sea “la edición más compleja, más variada en cuanto a los orígenes de las producciones”. Procedentes de diez países, destaca la presencia de América Latina, con Uruguay como país invitado.

Podrán verse, además, montajes de Chile, Argentina, Colombia, Guatemala, por primera vez en el festival, México y Estados Unidos. Además, Almagro contará con compañías del Reino Unido, Italia y Costa de Marfil. España aportará espectáculos de 12 comunidades autónomas, de las que Galicia es la comunidad invitada.

La entrega del Premio Corral de Comedias a Lluís Pasqual abrirá el 30 de junio esta 45ª edición, cuyas representaciones teatrales comenzarán ese mismo día en el Teatro Adolfo Marsillach con Adolfo Marsillach soy yo, homenaje al actor, autor y director teatral español, con dirección del director de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC), Lluís Homar.

La CNTC estará presente, además, con El Diablo Cojuelo, versión de Juan Mayorga de la novela de Vélez de Guevara para la compañía de payasos Rhum & Cia; El burlador de Sevilla, coproducción del CNTC con el Festival Grec, y Lo fingido verdadero, dirigido, de nuevo, por Lluís Homar.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*