Ego: una historia sobre la salud mental protagonizada por María Pedraza

Ego, una película que sin duda me ha sorprendido en gran medida. Cuando la fui a ver no tenía muchas expectativas con ella, pensaba que iba a ser una película más que hablaba de los malos momentos que se han pasado en la cuarentena y en la que habían contando con una de las actrices que poco a poco se ha hecho nombre dentro del cine español: María Pedraza. Pero, no todo lo contrario creo que tiene una historia detrás con mucha fuerza, que demuestra que no ha sido nada fácil para las personas que tienen problemas de salud mental encerrarse en sus casas durante esta crisis sanitaria mundial.

María Pedraza se pone en la piel de Paloma, una joven que tiene que lidiar con un inesperado problema, justo al comienzo de la cuarentena. La joven conoce a una chica exactamente igual que ella en una app de citas, lo que desencadenará en una serie de sucesos extraños en su vida. Hay momentos en los que la joven se encuentra contra las cuerdas, creando en el espectador la duda sobre si se trata de un conflicto real, o únicamente un conflicto interno desde los ojos de Paloma.

La actriz está acompañada de su amigo Jorge interpretado por Pol Monen, que cuenta con un momento muy importante dentro de esta historia. También, podremos ver la interpretación de Marian Álvarez como la madre de Paloma de su madre con la que mantiene una relación algo complicada, muy acorde con la edad que representa la protagonista y, por su psiquiatra (Alicia Borrachero).

Ego es el segundo largometraje del director Alfonso Cortés-Cavanillas con la que se ha superado al tratar no solo la historia de una adolescente en la parte más dura de la pandemia también ha tocado temas mucho más internos como la salud mental que sobresale por encima del reto.

Alfonso ha sabido jugar muy bien con la dualidad de la protagonista. Tratando el tema de la salud mental, tanto a través de un trato con el psiquiatra como los antecedentes de este tema, y haciendo así un aspecto atractivo dentro de la propuesta.

La película tiene varios momentos en los que la podemos identificar al más puro estilo de un thriller con momentos muy atractivos, sobre todo cuando nos enfocamos por completo en el conflicto interno de la protagonista. El juego al que este film somete al espectador consiste en no saber realmente si existe una dualidad por parte de la protagonista. Muy acertado ya que en muchos momentos te hace dudar de lo que estás viendo y te lleva a formarte teorías muy diversas.

¿El desenlace es el adecuado? Puede que no sea el más satisfactorio para muchos, a pesar de su buena claustrofóbica ambientación y una interpretación muy entregada. Eso sí, al tocar varios temas que te invitan a disfrutar, desde el inicio, y el saber jugar en cada momento sus cartas hace que sea un conjunto muy bueno. Demostrando que no hace falta salir de casa para vivir una experiencia terrorífica.

No solo me quedo con la historia que nos quieren contar. También, con la interpretación de una María Pedraza espectacular que ha sabido mostrarnos dos caras en esta película, dos caras a las que no nos tenía acostumbrados y con las que ha demostrado su profesionalidad y crecimiento dentro del cine. Sin duda, hasta la fecha creo que es el mejor papel de la actriz.

Aquí os dejamos algunas fotos del photocall durante la presentación de EGO

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*