Eduardo Ruiz: “Con el libro buscaba hacer de la colectividad un personaje”

Eduardo Ruiz Sosa regresa a nuestras vidas con un libro muy especial con el que lleva trabajando muchos años, El libro de nuestras ausencias. Se trata de un relato sobre las desapariciones en el norte de México, de la violencia producida por el narcotráfico y, también nos habla de las fosas clandestinas en el desierto y en la sierra. A través de múltiples voces e historias nos llevará a una historia íntima de algunas ausencias.


¿Cómo nace este libro?

Es un proyecto muy antiguo. Lo empecé hace unos 15 años y ha tenido muchas formas distintas. La primera impresión fue hablar del tema de la desaparición y la ausencia que es el tema central del libro tal y como está ahora. A lo largo de los años, las primeras historias y los personajes fueron cambiando y transformándose conforme iba escribiendo versiones nuevas y conviviendo con los personajes. Todo esto tiene que ver con un clima social y político que se vive en el norte de México que es el del narcotráfico y las desapariciones.

La memoria, la ausencia, la violencia… el libro es un recorrido por múltiples voces

Sí, bueno la impresión del texto tal y como está impreso ahora es que haya una voz colectiva que sea la que hable. No quería que fuera mi propia voz de narrador o de autor la que llevará el peso del libro. La idea era que ese tumulto de gente se contara algo y hacer de la colectividad un personaje que se preguntara, cuestionara y repensara su propio presente.

A través de tus palabras el lector comienza un viaje que no sabrá muy bien a donde le va a llevar

La idea del libro es que funciona como una obra de teatro. El teatro es muy importante y es como si un público estuviera viendo una obra de forma fragmentada. Entonces, al no comprender la historia cada uno va contando lo que ve y preguntándose lo que no entiende. A través de esas cosas que uno no entiende se va construyendo el relato desde la perspectiva de cada una de estas voces colectivas.

¿Cómo fue el proceso de documentación?

Hubo dos grandes partes dentro del proceso de documentación. La primera de ellas fue un proceso de lectura y de trabajo literario en cuento a distintas referencias literarias. La otra es la parte de documentación con respecto a las rastreadoras. Recurrí a unos periodistas que cubrían muy de cerca el tema de las rastreadoras y, a través de ellos encontré la información que necesitaba.

Es destacable esa salida de lo común con la falta de mayúsculas, signos de puntuación… que a primera vista puedes no darte cuenta de su ausencia

A la hora de narrar presente y acontecimientos que son tan confusos y violentos creo que la forma del lenguaje para mí tenía que ser esta. Tenía que estar rota, con estas pausas, interrupciones o estos cambios de enunciación. De tal forma, que creo que se entiende la idea de este grupo de personajes que se enfrentan a una realidad que no logran entender. Yo creo que no es tan complicado para un lector entrar en ello. Creo que más bien es cuestión de confiar en la propia experiencia lectora y en la forma de involucrarse con los personajes. El libro puede absorber al lector más allá de cualquier dificultad que pueda percibirse.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*