“Chavalas”, una historia que nos hace volver a recuperar nuestra identidad

El film de Carol Rodríguez “Chavalas” ha sido uno de los grandes acogidos durante el Festival de Málaga. Una historia que nos hace acordarnos de nuestra juventud, de nuestros orígenes y, por encima de todo nos hace pasar un rato estupendo.

Chavalas cuenta la historia de Marta, una joven fotógrafa de tendencias con aspiraciones artísticas que es despedida de la revista en la que trabaja. En paro y sin perspectivas de abandonarlo, regresa de su piso compartido en Barcelona a la casa de sus padres en el barrio donde se crio en Cornellá. Allí se reencuentra con sus amigas de la infancia y sus raíces, teniendo que examinar sus decisiones vitales y su actitud ante su antigua vida.

Es una película correcta, muy bien dirigida, escrita y actuada, que entretiene y emociona cuando toca y se pasa volando. La protagonista es al mismo lo suficientemente odiosa y lo suficientemente empatizable para que uno la coja de la mano y la acompañe esperando que al final se redima y le vaya bien. Es una película simpática en el mejor sentido de la palabra y sin paternalismo alguno, con su poco de comedia y su poco de drama sin pisarse, que es algo mucho más difícil de lo que parece.

Aquí lo importante son los personajes y su evolución paralela, aunque solo la protagonista, Marta, tenga un «final» para su arco. Las cuatro actrices están muy bien escogidas y se defienden con solvencia gracias también a un guion que trata con cariño hasta al penúltimo secundario -resulta que José Mota hace muy bien de persona normal- y es capaz de tratar con respeto al contexto en el que se mueve, aunque alguna vez se deslice de forma inevitable hacia al paternalismo.

Uno de los puntos más fuertes de esta película es a naturalidad, en general, que logra imprimirle a lo que cuenta, sin pasarse de ñona -aunque en alguna escena lo roce- ni forzar ningún drama. Ayuda el casting, claro, pero es que hasta para conseguir un reparto que llore bien hay que saber. Es una película hecha con mucho cariño y un gran debut en el largometraje para Carol Rodríguez Colás, además de una muestra del registro que saben alcanzar sus cuatro actrices –Vicky Luengo, Carolina Yuste, Elisabet Casanovas y Ángela Cervantes-.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*