Bob Pop: Buscar la identidad es mucho más de lo que creemos”

Enhorabuena por la serie, ¿cómo ha sido para ti el poder trasladar esta historia a la pantalla?

Realmente no ha habido tal traslado. Yo he recuperado ese material como memoria de la historia para construir con eso una ficción basada en hechos reales. Yo ese viaje lo hice ya hace tiempo en mi memoria, pero la serie no ha sido un viaje para fustigarme ni para reflexionar. Me parece que es una serie que va a servir para algo porque en su momento fue todo dolor lo que viví. Fuera del dolor me sirve como una vivencia.

¿Ha sido duro para ti el hecho de dar a conocer al público toda tu historia?

Lo hubiera sido si el recibimiento que he tenido no hubiera sido tan cariñoso. Me lo estáis poniendo tan fácil que creo que voy a seguir con esto hasta que ya no tenga nada que contar.

Considero que es una serie que va a ayudar a muchas personas

Ojalá, aunque ojalá no necesitaran mi ayuda y ojalá si la necesitan la encuentren y se sientan acogidos por lo que cuento.

¿Cómo ha sido contar con la dirección de Alejandro Marín?

Ha sido muy fácil porque es muy currante y ha sido muy generoso conmigo porque yo he sido muy invasivo. Yo todo el rato he sido muy pesado con él, pero sobre todo en cuanto a la elección de actores. Toda la serie tenía que ser el mío, hay cosas que había que hacerlas no porque tuviera que imitar sino porque era la forma de saltar de una cosa a otra, de ese punto de inflexión y de permitir ese tono que tiene que era lo más importante. Alejandro todo el rato lo ha entendido y yo he sido muy pesado y él ha sido muy paciente.

Tengo que decirte que el resultado ha sido maravilloso

Eso me alegra mucho.

¿Cómo has visto la interpretación de Carlos González y Gabriel Sánchez? ¿Te has sentido identificado?

No, yo no me quería sentir identificado Quería que ellos me contaran cómo veían lo que yo les contaba de mí. Era muy bonito ver su mirada frente a mi historia y como ellos veían esto sin imitaciones, pero con empatía, reflexión y buscar un mundo por el que entrar e ir. Cuando los vimos en el casting, que fue el verano pasado, por zoom tenía muy claro que buscaba una mirada y encontré en los dos esa mirada que tienen que era fundamental.

Ellos dos me han sorprendido mucho, pero, también, Candela Peña haciendo de tu madre creo que ha sido espectacular

Es brutal. Candela se atreve a ponerse en un personaje dificilísimo y si de algo estoy contento es de haberle dado a Candela la seguridad y toda la información que necesitara para hacerlo libre porque me parecía muy importante para ella que tuviera la sensación de hacer lo que quisiera. Candela es una actriz muy buena y ha hecho todo lo que ha querido porque yo le he dado todo el material para que se atreviera a hacerlo. Sin duda, ella ha llegado a un lugar increíble y, sobre todo, ha entendido muy bien su papel en la serie.

La madre es fundamental para mi personaje, pero dentro de la narrativa la madre que llega a momentos durísimos Candela ha conseguido darle un giro donde hay un alivio de calor, de humor y de disparate que si no hubiera hecho insoportable esa madre terrible. Con lo cual, en ese sentido ha sido muy generosa hacia mí y hacia los espectadores.

Otra de las actrices de las que podemos disfrutar en la serie es de Alba Flores

Alba es maravillosa y un regalo. Me quedé con ganas de trabajar con todos otra vez porque siento que quiero seguir contando mis historias a través de ellos. Ha sido un privilegio.

¿Es verdad que aunque tenías cerrados los capítulos hubo algunos cambios de última hora porque ibas escribiendo y añadiendo cosas durante el rodaje?

Sí, el capítulo dos terminaba con una explicación que para mí era muy importante de por qué la madre y el hijo se parecían y cómo esos pequeños robos que la madre hacía en los pisos eran como llevarse otras vidas que ella se imaginaba. Eso yo lo contaba en primera persona en un teatro, pero cuando vimos ese capítulo, Berto y yo nos dimos cuenta que hacía falta un poco más de la madre. Escribí esa escena de Candela en el metro porque creo que es fundamental para entender al personaje.

Con el tema de la pandemia, ¿cómo fue el rodaje?

Rodamos todo en pandemia, fue bastante duro aunque, muy satisfactorio.

La serie recoge ese mensaje de la búsqueda de la identidad de cada uno

Sí, exacto el mensaje de la búsqueda de identidad de Maricón Perdido. Buscar la identidad es mucho más de lo que creemos. No tiene que ver solo con la identidad sexual, también con la identidad de clase, la identidad física, con la identidad que nos permite tener y con las identidades que nos permite inventarnos. Esto me parecía fundamental. De hecho, el personaje de Bob de adulto siempre se inventa otros yo porque es lo mismo que hacía su madre y él lo hace con los hombres con la posibilidad de ser otro y se imagina ya viviendo su sueño y teniendo unos muebles monísimos. No tenemos que estar condenados a una identidad, te puede ayudar a descubrir identidades que te puedes inventar y no tiene porque corresponderse con la que estaba.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*