Ángel González Olmedo: “Los elementos steampunk funcionaban muy bien para la novela”

La primera novela de Ángel González Olmedo se llama La historia triste de un hombre justo en donde nos traslada a un mundo fantástico inspirado en la España del siglo XVII con elementos steampunk, en el que impera la ignorancia y la cobardía, pero donde unos pocos aún creen en el honor, la justicia y la lealtad.


Es tu primera novela, ¿cómo te sientes?

Es la primera narrativa que hago aunque, no es mi primera inclusión en el mundo literario. El pellizco emocional está presente y hacerlo de la mano de RedKey Books que ha nacido a la vez es toda una alegría.

¿Cómo nace esta historia?

Nace de la desazón de ver las injusticias de alrededor. Soy psicólogo, venía de Granada y prolongué mi estancia para estudiar el máster. Llegué al pueblo con un montón de promesas caducadas. Al principio de los 2000 nos decían a los jóvenes que estudiáramos una carrera que íbamos a tener trabajo. Cuando pasan los años ves que proliferan la gente que tienen contactos y que ser autónomo es difícil.

En la novela hablas de los elementos steampunk, ¿qué son?

Es un género de la fantasía retro futurista basada en una ambientación decimonónica de la Inglaterra victoriana donde ha proliferado la tecnología de vapor y hay una tecnología alternativa. Yo metí esos elementos porque me venían muy bien. Quería hacer una ambientación de fantasía alejado de lo típico que es la Edad Media para centrarme en el Siglo de Oro. Quería meter elementos de todo tipo y en este caso el steampunk funcionaba muy bien porque me permitía dar esas pinceladas de ocio.

¿Ha sido complicado escribir esta novela basada en un mundo de fantasía?

Tiene sus complicaciones, pero también me permite licencias literarias. Para hacer este tipo de novelas también hay que documentarse aunque, luego te puedes permitir todas las licencias que tú quieras, pero mínimo tienes que situar bien la época. Tiene sus partes difíciles y partes positivas.

La historia que se divide en tres actos que poco a poco van tomando un ritmo más ágil para dar caza a ese criminal

Aunque estas tres partes estén conectadas y tengan elementos que los unen quería hacer tres críticas: la parte política, hablar de la sociedad y hacer una reflexión moral. Desmarcarlo en tres actos me servía para focalizar aunque estuvieran unidos.

Son temas de actualidad

Correcto, nace de mi necesidad de denunciar un poco la realidad.

¿Vamos a contar con una segunda parte?

Sí, yo quería solo hacer un libro, pero se van poniendo cosas sobre la mesa y te das cuenta que a veces necesitas un poquito más. Por cuestiones de ritmo o de adecuar el tono acabas expandiéndote un poco y no hay nada de relleno. Al final, algunas subtramas tuve que dejarlas latentes y, el final de este libro se queda abierto porque el mensaje definitivo se encuentra en la segunda parte. Van a ser solo dos libros porque quiero ser efectivo y tengo la historia cerrada en mi mente. Ya tengo bastante avanzado de la segunda parte.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*