Carlos Villarrubia: “Conexiones naturales es un reencuentro fundamentalmente a través del tiempo y del espacio”

Carlos Villarrubia considera que la conexión con la naturaleza es importante en la vida. Foto: M. Tobajas

Carlos Villarrubia es escritor, compositor, autor multimedia, viajero, director y guionista de audiovisuales. Se le conoce también por ser un gran explorador del lenguaje afectivo y ciudadano del universo. Cuenta con una larga trayectoria profesional y artística a sus espaldas.

Entre todas sus publicaciones cuenta con Conexiones naturales, un libro en donde a través de sus palabras invita al lector a viajar, conocer el universo y la naturaleza que cada uno de nosotros lleva en su interior.


Pregunta.- Hablemos de usted, ¿por qué decidió empezar a escribir?

Respuesta.- Antes del hecho de escribir los formatos, lo importante es crear una filosofía particular y lo que yo traduzco en todos los formatos que trabajo es una manera de vivir. Sería una literatura de la experiencia personal, pero no la del día a día sino la del viajero emocional, de la persona que va explorando los diferentes campos sentimentales, emocionales y los campos viajeros. En eso vas encontrando por una parte, una serie de indicios, de respuestas de las inquietudes que tú tenías desde niño y, por otra parte, una serie de indicios de posibles colaboraciones que es de donde han surgido infinitas colaboraciones con cantantes, cineastas, actrices, etc.

En este último libro Conexiones naturales es un reencuentro fundamentalmente a través del tiempo y del espacio con todas las afinidades que uno crea con el universo, deshacer algunos entuertos, es decir, como se pierde el miedo a lo invisible, a la oscuridad, de las claves de lo que es hoy la cultura moderna, esa épica de la catástrofe, del apocalipsis. Yo veo la vida de una manera diferente, veo la vida desde una visión luminosa, pero no desde el lado cómodo. Mi vida no ha sido cómoda, de hecho como me califica mucha gente: viajero emocional, pero también pensamiento alternativo.

P.- Es periodista, escritor, compositor, guionista, director audiovisual, autor multimedia. ¿En qué faceta se encuentra más cómodo?

R.-  En todo, todo es lo mismo. Todo es una filosofía de vivir, luego los pequeños resortes del oficio los he ido aprendiendo porque los maestros del oficio me han ido acogiendo. He sido como un peregrino, nunca he tenido realmente un trabajo fijo entonces iba un poco pululando por las ciudades, los trabajos y en ese momento viajero, maestros como Hilario Camacho, Joaquín Sabina, Juan Pardo, Antonio Gala, entre otros te iban estimulando.

Yo como niño de barrio que era aquello me parecía algo inalcanzable. Cuando te ponías a escribir con ellos y te decían el nivel que tenías era como tocar el cielo. Eso se lo debo a ellos, que se han dedicado tanto tiempo a enseñarme los pequeños resortes del oficio. Eso para mí es una sensación de felicidad tan grande como si tuvieras todos los males y te los curaran, como si flotaras porque el sentirse aceptado en la vida es muy importante sobre todo cuando has tenido tantos problemas o te han puesto tantos peros.

P.- Has escrito más de 50 libros, ¿de dónde proviene su inspiración?

R.- La vida es una continua fuente de inspiración, se trata de abrir los ojos. El espectáculo de la vida es tan maravilloso lo que pasa que a veces por salud, por agotamiento no puedes dar respuesta a todos esos estímulos que si tú abres bien los ojos es todo. Todo tiene un aroma especial si sabes, si le pones alma y voluntad. La inspiración no es un problema de que tengas que rodearte de grandes cosas extraordinarias sino que tienes que dejar entrar la vida, abrir las ventanas porque si te metes muy dentro en ti, respiras aire viciado y eso acaba por ahogarte. Hay que oxigenar, abrir los balcones, mirar hacia arriba y no tanto hacia el suelo. Hay que mirar a los ojos de la gente y no desconfiar. Uno de los grandes males que hay ahora es la desconfianza y a fuerza de desconfiar tanto es cuando te engañan. Incluso provocas al futuro elemento que engaña, el estímulo para engañarte y si eres tan confiado y abres tanto tu ventana incluso el que quiere engañarte lo deja porque dice vamos a dejarlo porque es tan buena gente que para que le vamos a hacer algo. La inspiración es siempre una cuestión de actitud.

P.- ¿Por qué el nombre de Conexiones naturales para su último libro y esta portada?

R.- Tiene mucho que ver con la portada porque une el hemisferio cerebral, lo neuronal con la naturaleza. Lo que se llamaría el bosque neuronal, que es el bosque de la memoria y estímulos con el gran bosque al que pertenecemos, con el bosque del universo, con el bosque de estrellas, con el bosque de las grandes selvas o con el bosque de las amazonas. Toda esa implicación con el bosque de la naturaleza digo que son conexiones naturales porque si te pones en ese lugar de repente adquieres la fuerza y la energía de todo el universo en ti. Es decir, siendo tú lo pequeño que eres es como si estuvieras conectado a una gran red eléctrica y pasa igual con la memoria.

La naturaleza no es nuestra enemiga, la naturaleza es nuestra madre y evidentemente nos posicionamos con ella muy mal porque o bien la tutelamos, la intentamos conducir o la atacamos y la naturaleza tiene un rango superior a nosotros. La mejor forma es conectarnos a ella de forma natural o descubrir las conexiones que tenemos, esa cosa que incluso nos avisa a través de señales de nuestro propio cuerpo, de cosas que nos pueden ocurrir o nos pueden venir bien o mal, la gente a la que tenemos que dirigirnos, la gente con la que tenemos que conectar o lugares a los que tenemos que ir. Esos indicios que te va marcando la naturaleza y que muchas veces los tenemos taponados por nuestra propia ceguera, los tenemos taponados y muy negados.

P.- ¿Consideras muy importantes las conexiones con la naturaleza?

R.- Muchísimo, a mí me han ayudado muchísimo. Yo soy un gran solitario entonces el avanzar en tantas y tantas horas de soledad una de las cosas que más me han ayudado es escuchar el murmullo del viento o el vuelo de las aves y ver que nunca estaba solo. Algo me estaba acompañando y me decía tienes que estar estas horas solo para no asustarte de la soledad y, tampoco asustes a la soledad deja que te vaya arropando que te abrigará y nunca estarás solo precisamente porque estás con todo el universo que te está acompañando y de alguna forma esa soledad la necesitas para ser creativo y para viajar a través de la soledad. Esa sensación de apertura de conexión con la naturaleza es lo que me da vida, me siento muy acompañado con los animales, las plantas, los árboles es como si estuvieras en un diálogo constante con ellos. La forma de mirarlos, de tratarlos, de aprender de lo que te está contando la naturaleza.

P.- ¿Qué va a poder descubrir el lector en este libro?

R.- Es un libro un poco diferente porque es un libro de libros porque tienes pequeñas estructuras narrativas o cápsulas como se diría en el lenguaje más visual, tiene letras de canciones, poemas, textos para televisión y guion y tiene un hilo subterráneo narrativo que enlaza lo familiar con lo general o lo universal. Es un género de géneros. Yo creo que hoy no puedes plantearte hacer una novela como una novela, ni un teatro como un teatro. Hoy en día está todo tan implicado una cosa con la otra y sobre todo, es una obra abierta. Una obra abierta en el sentido que a medida que lo iba haciendo iban entrando las diferentes colaboraciones con la gente que aparecen ahí. Se recogen ya muestras de colaboraciones algunas ya salidas al exterior y otras que saldrán. También, es un viaje de indagación personal hacia los orígenes. Zaragoza también está muy presente como en textos de Cuerpo de jota y personajes reales de Zaragoza. Zaragoza está también muy presente porque aquí murió mi tía en la época de la Guerra Civil. Es una ciudad talismán para mí y en los libros que voy preparando no falla Zaragoza, en un formato o en otro siempre aparece.

P.- ¿Cuál es el proceso más complicado a la hora de escribir el libro?

R.- Para mí escribir no es difícil para mí lo difícil es para de escribir. El trabajar en inputs de canciones, de frases o de estribillos es fenomenal hace poco hice Una cuestión de amor para América Latina y se me ocurrió enseguida el estribillo, pero lo tengo que apuntar sino no me sale igual. Lo que no hay que hacer es reprimir los sentimientos y hay que volcarlos porque no se agotan. El manantial creativo va tirando tanto de ti que llega un momento que piensas que se agotan o no. Es como si la naturaleza te estuviera pidiendo que descubrieras el manantial que tienes que nunca se agota y es lo mismo que la creatividad. En realidad es el propio universo o naturaleza la que se explica a través de ti. Los que escribimos somos traductores de lo que la naturaleza quiere contar.

En mi caso cuando escribo lo hago de un tirón y, a veces, no me acuerdo ni de lo que he escrito. En cambio si te haces un esquema con tramas, subtramas, un personaje que solo aparece 20 segundos es algo más artificial aunque esté muy bien construido porque para mí es matar el origen de la creatividad. Hoy la gente tira mucho de estructura y se nota mucho. Se ven que son excelentes escritores, pero todo se ve como muy previsible y, sobre todo, poco reconocible en tanto en cuanto funciona tu cerebro como eje narrativo y, eso yo creo que la gente lo ha perdido mucho porque ha perdido la conversación.

P.- En el libro se puede apreciar esa conexión que tiene con la naturaleza, ¿cree que deberíamos escuchar más a la naturaleza?

R.- La gente debería de sentir. Muchas veces hay que preguntarse qué es lo que te hace vivir, qué es lo que está haciendo que el día que estás viviendo cambie un poco de la rutina, de lo previsible, qué es aquello que está esperando tu cerebro, tu alma, tu corazón o tu ser emocional que ocurra. Esa cosa que te haga sentir vivo, enamorable, atractiva, acorde con la vida, con lo que estés haciendo y no te incomode, que no tengas que autodefenderte de tu forma de ser, no justificarte, es encontrar ese hueco que es encontrar tu lugar en el universo. Cuando encuentras tu lugar en el universo, como el universo está en movimiento continuo, aunque estés quieta sin hacer nada te mueves y haces muchos más movimientos que si te estuvieras moviendo como un lince de un lado para otro porque te estás moviendo mentalmente. Estás viajando por el espacio del tiempo porque has encontrado tu sitio.

P.- Además de la naturaleza para usted la música y la literatura también guardan una gran vinculación y conexión en sus libros

R.- No me he querido parecer a nadie sino que he querido crear mi propia opción y he encontrado mi hueco. Un hueco que es compatible con el hueco de mucha gente, de muchas formas de pensar, de muchos formatos, de radio, televisión, cine, teatro, libros… sin molestar a nadie porque no les disputas ningún puesto. En el terreno de la canción he encontrado el hueco de escritor de textos de canciones que no hay tanta gente.

2 Comentarios

  1. Bellos días adorable Escritor Carlos Villarrubia
    He leído tan bonita entrevista realizada en tu recién visita a zaragoza en la firma de tus libros CONEXIONES NATURALES. .Entrañable es todo tu ser y Zaragoza es tu ciudad talismán. Enamoras con tus libros,versos textos y con toda tu persona.Gracias

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*