Juan Francisco Ferrándiz: “La tierra maldita es una novela épica en donde hay batallas, conspiraciones…”

Juan Francisco Ferrándiz habla sobre la Barcelona del siglo IX en su novela épica "La tierra maldita"

Juan Francisco Ferrándiz ha sido consagrado como uno de los autores clave de la ficción histórica de nuestro país. Ha publicado tres libros que han logrado alcanzar un gran éxito entre los lectores Las horas oscuras (Grijalbo, 2012), La llama de la sabiduría (Grijalbo, 2015) y, por último, La tierra maldita (Grijalbo, 2018).

Esta última novela está ambientada en la Barcelona medieval del siglo IX. Se trata de una historia épica que habla sobre una ciudad sometida que anhelaba la libertad y del hombre que luchó por alcanzar ese ansiado milagro. Además, incluye amor, ambición, secretos, venganzas y traiciones que a lo largo del libro se van entrelazando sobre el fondo de una época oscura y fascinante.


Pregunta.- La novela está ambientada en la Barcelona del siglo IX, ¿qué te llevo a decidirte por esta época?

Respuesta.- Buscaba una ambientación especial, buscaba algo legendario, algo que a mí me despertara sensaciones que, al final es lo que buscas. El tema de escribir novelas no es algo técnico. Esas sensaciones las hallé cuando me encontré con una tierra que para mí era desconocida porque aquella marca hispánica del sur del Imperio Carolingio que era una frontera sangrienta, peligrosa y arrasada, me llamo la atención. Entonces, empecé a indagar y me encuentro con que en medio de toda esa desolación queda una ciudad aislada. Cuando me refiero aislada es porque a su alrededor no quedaba nada y se había destruido todo lo que era Barcelona. Me quedé prendado de esa historia y entonces, he tratado de acercar al lector a una Barcelona como no ha visto nunca. Hay muchas novelas ambientadas en Barcelona de la Edad Media, el Modernismo hasta la Posguerra, pero una Barcelona en el siglo IX de apenas mil habitantes, aislada y condenada a desaparecer no lo había visto nunca y creo que los lectores tampoco, entonces para mí era fascinante porque me surgían mil historias.

P.- La época del siglo IX y la marca hispánica están poco tratadas en la literatura

R.- Puede que haya alguna cosa a nivel local, pero cuando uno está documentándose lo mira todo y, a nivel literario no he encontrado nada, a nivel histórico sí que había documentos que me vinieron muy bien para la documentación. De alguna manera creo que eso también está llamando la atención de los lectores, un escenario distinto en donde van a poder ver lo que sucedía.

P.- ¿Desde el principio tuviste clara la idea de lo que querías contar?

R.- Lo que quería contar era una historia. No sé si estamos en un momento social donde las historias épicas las queremos ya que están triunfando series como Juego de tronos o Vikingos. Buscamos lo épico no sé si es porque estamos saliendo de una crisis y nos sentimos épicos y, las empresas vuelven a apostar a embarcarse en aventuras a nivel empresarial y estamos épicos. Yo creo que me sentía así. Esto casaba con un lugar totalmente desecho como era la marca hispánica. La tierra maldita es una novela épica en donde hay batallas, conspiraciones, hay nobles conjurando y esa amalgama es lo que se teje en esta novela.

P.- Uno de los protagonistas el Obispo Frodoí que está basado en un personaje real, pero no todos lo son. ¿Cómo creas a tus personajes?

R.- Con este libro como me quedé fascinado por ese tiempo empecé a investigar y fueron saliendo los personajes históricos con los que te quedas fascinado. No solo con el Obispo Frodoí que se sabe muy poco de su vida y da juego a crear un personaje vicioso, un poquito retorcido, pero que se sale con la suya y su plan divino es salvar la ciudad. Luego encuentras familias como los Bosónidas que a mí me da la sensación de que son los Lannisters yo creo que George R. R. Martin podría haberse inspirado en esa familia. Esa familia enferma de ambición que todo lo hace por la familia es increíble y entonces, esos son los personajes que te captan y quieres contar con ellos.

Después, hay muchas otras cosas que te llevan a crear un personaje de ficción. Yo quería que se viera esa Barcelona del día a día, del siglo IX, humilde y creé un personaje como Elisia que abre una taberna allí y se deja la piel para que funcione y, nos da incluso para hablar de gastronomía. Me refiero que los personajes ficticios son los que te abarcan y los personajes reales son los que te cuentan lo que ha pasado.

P.- En la novela las mujeres como Elisia, Rotel o Goda juegan un papel fundamental

R.- No concibo la vida y la literatura sin un papel fundamental de las mujeres. Creo que esto lo deje claro en mi anterior novela La llama de la sabiduría que iba sobre la historia de las mujeres. En este libro claro que tienen un papel principal de hecho aunque en la sinopsis aparezca Frodoí y todo parezca que pivota a su alrededor en el fondo él no es nada sin Goda de Barcelona y sin el resto de mujeres que van siguiendo. Este juego lo hago porque aunque se crea que las mujeres no tenían ningún papel en la época de la sociedad medieval no es así para nada, es decir han estado siempre ahí y solo hay que buscar. En los documentos jurídicos que hay de la época las vemos vendiendo terrenos sin la firma del esposo, es decir que tenían sus derechos y su presencia.

P.- ¿Cómo se juega con la realidad y la ficción de los personajes de una manera tan natural?

R.- Ese es el gran reto de cualquier escritor de novela histórica. En mi caso ha sido donde más esfuerzo he hecho, me he dejado la piel en crear un tapiz en el que las historias fluyan, sin altibajos en donde todo cuadre porque para mí es muy importante que el lector disfrute de ese ambiente épico, de esas aventuras, pero que no se viera en la situación de estar cambiando bruscamente. Yo quería que todo fluyera y de hecho aunque haya muchos personajes no son historias independientes sino que están conectadas. Ese ha sido realmente el reto. No sé si lo hemos conseguido o no, pero yo quería ese tipo de historias que te hacen vivir varias vidas. Por un lado, la vida del obispo, la vida de una tabernera, vives la vida de un noble, de una chica joven que se ve evocada a un lado oscuro y todo eso es lo que quería que el lector viviera.

P.- Una novela histórica requiere de un largo proceso de documentación, ¿cómo ha sido?

R.- Al principio creía que iba a ser más complicado, pero al final como hay una aproximación muy fácil porque te encuentras que es la marca hispánica aunque, eso es solo la puerta de acceso. Luego tuve que buscar biografías, libros, tesis doctorales y varios documentos. El 80% de la documentación está en catalán porque sí que es cierto que aunque nos parezca una época desconocida ha habido una corriente de historiadores de allí que han ido trabajando mucho en la marca hispánica entonces, hay datos. Después, hay un porcentaje en francés en donde te puedes aproximar con bastante fidelidad al Imperio Carolingio, a los Reyes de Francia y a las familias de nobles que iban arañando poder y, después encontré algo en italiano que al no dominarlo tanto me costaba un poco más interpretar esos documentos y, también, en castellano. En definitiva, me llevé la sorpresa de encontrar más documentación de la que creía que había a nivel histórico, pero a nivel literario no he encontrado mucho aunque puede que haya.

P.- Tras ese gran esfuerzo de documentación y de dedicación a la novela, ¿cómo te sientes al ver que la gente está disfrutando tanto al leerla?

R.- Estoy muy contento, no sabes nunca muy bien si un libro va a tener éxito o no. Una de las cosas que influye mucho es el estado de las personas a la hora de apetecerles leer una novela épica, un thriller o una romántica. En mi caso no sabía si era el mejor momento porque están pasando muchas cosas, la quisieron traducir al catalán no más salir e incluso antes de salir se compraron los derechos a doce idiomas. Para mí eso es una cosa inesperada al igual que para la editorial y es muy raro porque se va a traducir al francés, al portugués, al alemán, al polaco, al ruso… Recuerdo que me dijeron que estos eran los primeros que habían dicho que sí, pero que había muchos más interesados, que lo estaban madurando porque claro cada editor tiene que apostar y se la tiene que leer y decidir. No sé lo que está pasando, ni si este libro es mejor que los demás, pero he decidido vivirlo, casi como un niño, asombrándome y disfrutando del momento y ya veremos lo que pasa.

P.- Como ha comentado son 12 los países que decidieron traducir su novela a pocos días de su publicación o incluso antes de ello, ¿qué consideras que han podido ver en el libro para adquirir los derechos?

R.- Yo creo que puede ser por las ganas que tenemos de vivir una aventura épica, es decir, durante la crisis lo que triunfaban eran los zombis y, de repente, no es solo está novela, las series que están teniendo éxito son de este estilo y, a lo mejor es lo que a la gente le apetecía ver y les está llamando la atención.

P.- Este éxito es algo que nadie se espera

R.-  No, no para nada. De hecho cuando empecé con mi carrera como escritor publiqué una novela en valenciano en una editorial de allí y, poco a poco he llegado más lejos aunque nunca pensé que llegaría. Este para mí era el último hito que consideraba imposible publicar en el extranjero y no daba crédito con las ofertas que estaban llegando. Así que ha sido una cosa increíble.

P.- ¿Te encuentras ya trabajando en tu próximo libro?

R.- Todavía no. Tengo ideas, voy tomando notas, voy viendo por donde me puedo encaminar, pero todavía es pronto porque necesito guiarme por sensaciones y tienen que ser las musas las que me diga. Técnicamente puedo ver lo que un tema vaya a dar de sí, pero no es lo que a mí me estimula. Ahora mismo estoy en la fase de que tiene que haber algo más como el dejarme seducir por un ambiente, una época o un personaje.

P.- ¿Qué libro recomendarías a los lectores?

R.- Mi libro de cabecera es El nombre de la rosa, aunque no es una recomendación muy original. El que estoy leyendo ahora es La hija del sol de Nacho Ares que es de Egipto y de la época del faraón Akhenatón.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*