Priscilla: La fiesta de las fiestas

Luces leds, mucho colorido, purpurina, tacones imposibles y una buena melodía son algunos de los elementos que hacen que Priscilla sea una maravilla de musical. Desde el primer instante en el que llegas y comienzan a sonar las primeras notas musicales ya te dan ganas de levantarte de la butaca y ponerte a bailar.

Las primeras notas suenan al ritmo de It’s Raining Men junto con tres ángeles sobrevolando el escenario ponen el punto de inicio a la función que cuenta la historia de tres amigos que deciden hacer un viaje por Australia para cambiar sus vidas. Una historia real, cercana y tierna que despierta la empatía del público. Además, no falta esa historia de amor, sinceridad y de amistad en donde las risas también están aseguradas.

Los tres personajes principales Bernadette, Tick y Felicia forman un conjunto perfecto que se complementan a las mil maravillas ya que cada uno pone algo su propia esencia lo que hace que la interpretación no solo sea magnifica sino que te hace formar parte de ella. Las tres divas tienen unas voces increíbles y lucen espléndidas durante toda la función, pero no solo ellas todo el elenco es espectacular desde el primero al último hacen un espectáculo de diez. El número en donde se pide la participación del público fue muy divertido y ayuda a los espectadores a involucrarse más en la función ya que por unos minutos ellos mismos se suben a ese autobús de Priscilla.

Si tenemos que seguir destacando cosas de este musical tenemos que hablar de esos vestuarios tan deslumbrantes llenos de brillos, purpurina y plumas por todas partes. Continúo fascinada con tanto cambio de vestuario en tan pocos segundos por parte del elenco y la verdad que no sabría elegir un traje en concreto porque creo que todos tenían algo especial, desde el estilo más cowboy hasta el más divino con toques más drags. A esto tenemos que añadirle dos cosas por un lado, las pelucas tan grandes con formas imposibles de describir, recargadas de flores, purpurina y mucho colorido. Por otro, el maquillaje impresionante para cada espectáculo pero a mí personalmente lo que me llamaron mucho la atención fueron los pintalabios con colores increíbles, brillos y como no toques de purpurina.

Si hablamos de la parte más técnica no puede faltar aplaudir a los encargados de las luces y la escenografía que hacen una labor grandiosa. Las recreaciones en todo momento incluyen hasta el más mínimo detalle para hacer de este musical una superproducción.

A parte de todo esto Priscilla: Reina del Desierto no sería lo mismo sin su banda sonora con las buenas y archiconocidas melodías que empapan el ambiente y te hacen removerte en la butaca. Podemos decir que es la música de nuestras vidas porque da igual la edad que tengas porque las reconoces todas y es más seguro que alguna vez las has cantado, escuchado y bailado. En la representación podrás encontrar temas como I Will Survive de Gloria Gaynor o el Material Girl de Madonna, entre otros. Ganas de ponerte a cantar y a bailar con ellos no te faltan en ningún momento de la función.

Energía, positividad, un lenguaje informal, directo y que está por encima de todo y de todos, porque no entiende de censuras; un autocar giratorio, una magnífica historia y un zapato de tacón gigante son parte de la función que hace que el público ovacione y aplauda en todo momento este mágico, grandioso y espectacular musical, porque sí es la fiesta de las fiestas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*