Isabel Coixet recibe el Premio Luis Buñuel del Festival de Cine de Huesca

La directora, guionista y productora Isabel Coixet recoge en el 48º Festival Internacional de Cine de Huesca el Premio Luis Buñuel, un reconocimiento a toda su trayectoria. Para Coixet, el genio de Calanda es un “personajazo” y por él profesa una profunda admiración, no solo por sus trabajos sino también “por una manera de vivir diferente”. Con motivo de este tributo y debido a la situación sanitaria, la cita altoaragonesa ha organizado una serie de encuentros virtuales donde sus protagonistas conversan a cerca de su trayectoria, sus próximos proyectos y sus referentes cinematográficos.

El nuevo largometraje de la directora de Mi vida sin mí o La librería es Nieva en Benidorm, una obra que finalizó su rodaje el pasado mes de marzo y que define como “la búsqueda de la belleza y la pureza en un mundo profundamente feo e impuro”. Con un reparto de lujo donde aparecen Timothy Spall, Carmen Machi, Pedro Casablanc o Ana Torrent, la cinta contendrá un homenaje explícito al fallecido Bigas Luna, como así lo revela en la conversación con el escritor y periodista Luis Alegre.

Definida a sí misma como “muy ecléctica”, Coixet encuentra partes de ella en muchas de sus obras y sus protagonistas; “hay cosas literales de los personajes que yo he dicho y hecho” afirma. Echando la mirada atrás, le conmueve recordarse en su opera prima (Demasiado viejo para morir joven) y ver “la persona inocente, voluntariosa y esforzada que era”; al mismo tiempo declara que siempre ha querido escribir algo sobre el periodo que marcó su juventud (el final del franquismo y la transición), pero nunca ha sido capaz. Un repaso vital, donde se detiene en figuras como Luis García Berlanga, al que sitúa como uno de los grandes del séptimo arte a nivel mundial, o Pilar Miró, gracias a la cual fue consciente de que “para dirigir no puedes querer caerle bien a todo el mundo, tienes que pensar en la película que quieres hacer”.

LA HORMIGA: EL NUEVO PREMIO DISEÑADO POR ISIDRO FERRER

Desde el año 2020, el diseñador del premio es el Premio Nacional de Diseño Isidro Ferrer, madrileño afincado en Huesca. El premio diseñado retrata una hormiga; “es conocida la afición y formación entomológica de Luis Buñuel, también su inclinación por introducir distintos artrópodos en sus películas. El listado que nutre su particular zoológico es extenso; arañas, escorpiones, cangrejos, mariposas, abejas, moscas, mosquitos, cucarachas, saltamontes, neurópteros, escarabajos. Esta variada fauna que salpica su extensa cinematografía es usada con intencionalidad simbólica. Quizá una de las escenas más icónicas y que mejor definen esta pulsión buñuelesca por los insectos sea la de las hormigas de su primera película Un perro Andaluz”, en palabras del propio Ferrer que explican la inspiración para la pieza que conforma este premio-homenaje.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*