Divertida y familiar así es la comedia “El Funeral” protagonizada por Concha Velasco

Lo último de Concha Velasco, El Funeral es una comedia sobrenatural escrita y dirigida por su hijo, Manuel Velasco. Tenía muy buena pinta ya antes de entrar a la sala a verla y cuando salí me di cuenta que se trata de una divertida comedia con grandes dosis de humor en donde los actores están espectaculares.

La obra comienza con el velatorio de la gran actriz Lucrecia Conti, con sus nietas ahí presentes vistiendo un riguroso luto y con unas gafas tintas. Ellas van pidiendo a los asistentes al funeral que suban a rendirle un póstumo homenaje a la diva. Sí, están leyendo bien el público puede subir y es que a lo largo de la función todos los asistentes al teatro formarán parte de este espectáculo.

Al principio el público no se atreve, pero basta que uno se anime, para que una larga fila de público suba al estrado y hasta abrace a las nietas de la gran dama del teatro recién desaparecida, y a quien hoy se homenajea con esta “capilla ardiente”, en este caso sin velas, pero sobrada de focos.

La farsa comienza por un final y que, durante noventa minutos aproximadamente, hace deleitarse al público, encantado por ver resucitar, aparecerse y ser testigo de la historia de esta respetable actriz. Con un buen texto y unos actores de gran categoría la obra logra un buen ritmo haciendo que el público no se pierda detalle de los acontecimientos.

La gran protagonista es Concha Velasco que sus años de andadura encima de los escenarios le han enseñado a estar maravillosa y una vez más con El Funeral lo demuestra. Carismática y espectacular se veía subida encima de las tablas del Teatro de las Esquinas de Zaragoza. Una ciudad a la que ella adora y en donde el público la quiere y adora. Siguiendo con el reparto, Jordi Rebellón que hace el papel del manager de la actriz Lucrecia Conti, una persona que está más interesada en el dinero que en lo que realmente le pase a su representada. El actor consigue meterse en este papel de una manera sobresaliente y es que no hay palabras para describir lo espectacular que me parece tanto en la obra como en cada una de las veces que lo he podido ver tanto en televisión como en teatro. Las dos nietas de Lucrecia Conti, Irene Gamell que ya se anunciaba, en rueda de prensa, que su papel era el de la nieta “más tontita” y sí así es, pero está espectacular y consigue levantar carcajadas entre el público. Ana Mayo, la nieta más seria y responsable. Por último, el “primo” de las nietas Emmanuel Medina que como todos está bien en el papel que hace.

Y es que además de la muerte de la actriz, ella se presenta en su funeral para dar un par de lecciones y así ayudar con alguna que otra incógnita a sus nietas. Una obra con menciones al mundo de la televisión, el cine… y con la entrada de un video donde se puede ver a Buenafuente en el velatorio. Una representación en donde puedes imaginarte o no el final de la obra, pero sin duda te sorprenderá a cada instante y en donde no pararás de reírte. Al final de la representación, el público se puso en pie para aplaudir y ovacionar a todo el reparto y en especial a la gran Concha Velasco.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*