Lucía Alemany: “Me he dado cuenta que hemos hecho una comedia”

"La inocencia" es la opera prima de Lucía Alemany. Foto: E. Acín

La inocencia es el primer largometraje de esta directora. Lucía Alemany ya había hecho cortometrajes y había participado en la producción de grandes películas como El olivo o En tu cabeza. Esta joven promesa del cine ha querido llevar al cine una historia de sueños y esperanza.

Lis es una adolescente que sueña con convertirse en artista de circo y salir de su pueblo, aunque sabe que para conseguirlo tendrá que pelearlo duramente con sus padres. Ella se pasa el verano jugando con sus amigas en las calles de su pueblo y tonteando con su novio, con el cual tiene que llevar una relación en secreto para que sus padres no se enteren. Una relación que cambiará su vida para siempre.


La inocencia, ¿cómo surge esta historia?

Surge de un encuentro con las productoras. Yo trabajaba en El olivo, les enseñé mi cortometraje, les gustó y luego les pasé un guión. Les gustó tanto que quisieron producir una película mía.

A nivel personal surge de querer contar algo que yo supiera contar muy bien. Tenía que ser de mi pueblo porque a mí me encanta, me gusta el folklore y la historia rural además, es lo que yo he vivido y me apetecía mucho contarlo. A parte de la vinculación con mi pueblo también tengo vinculación con los adolescentes porque me parece una edad súper importante y a veces está muy poco cuidada. Necesitaba dar voz a esa adolescente reprimida que tenía dentro y que veo reflejada en el mundo porque en realidad la historia pasa en un pueblo, pero podría pasar en cualquier urbe. La cuestión es que esta niña pasa de la infancia a la edad adulta y ya tiene bastante con encontrarse a sí misma, que se encuentra a todo el mundo poniéndole límites y obstáculos.

¿Cómo te sientes con tu primer largometraje?

Muy bien. Como ya he estrenado ya te puedo decir lo más guay de todo, y es que me he dado cuenta que hemos hecho una comedia. Estoy muy feliz porque la gente se ha reído en el cine. A Laia Soler y a mí en guión nos hacen gracia las cosas y las escribimos, pero yo luego no podía apostar por hacer una comedia porque es una historia dramática aunque sí que le queríamos dar esos tintes. Había pases de la película en donde la gente me decía que había llorado y aquí en San Sebastián se empezaron a reír de todo lo que a mí me hacía gracia así que fue muy guay.

¿Cómo ha sido formar parte del Festival de Cine de San Sebastián?

La verdad que ha sido un poco inocente por mi parte. Al ser nueva todo me lo he ido encontrando bastante de cero y he sido un poco torpe, pero es la inocencia de ser las primeras veces.

Podemos decir que esta película ha sido un trabajo muy gratificante

Sí, al principio estás con mucho miedo y ahora que se recibe el reconocimiento es todo más gratificante.

En la película cuentas con grandes actores como Joel Bosqued, Laia Marull, Carmen Arrufat y Sergi López

Trabajar con ellos ha sido fantástico. Con Joel, Laia, Carmen… hemos compartido todo lo que está pasando en el festival, pero Sergi López que no ha podido venir y no hago más que llamarlo para poder contárselo.

Desde el principio tuviste claro los actores que querías que formaran parte del equipo o cómo fue

En el caso de Joel Bosqued y Sonia Almarcha fueron la apuesta de la directora de casting. Joel fue muy guay cuando vino a hacer el casting, fue precioso. Con Laia Marull y Sergi López fue mirando que actores encajarían bien dentro del pueblo y nos darían esa naturalidad y verdad que teníamos que tener para combinarlos con los no profesionales.

¿Qué te resultó lo más complicado a la hora de realizar esta película?

Lo más difícil para mí fue enfrentarme a tanto trabajo. El estar a tres meses de rodar y no saber si íbamos a poder rodar porque todo esto está muy incierto hasta último momento. Luego ya dentro del rodaje lo más difícil fue la primera semana el tener que sostener que íbamos a hacer un rodaje que no era convencional. A partir de ahí ya la gente se enganchó, estábamos en el pueblo y nos hicimos familia, pero la primera semana sí que fue bastante durilla. En post producción tengo que decir que los tiempos también fueron bastante difíciles. Hubiéramos necesitado un poquito más de calma en montaje, pero la película ha quedado bien y al final estamos todos contentos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*