Sebastián Muñoz: “Esta película fue hecha con mucho amor y con todos mis amigos”

El director de "El Príncipe" durante su paso por el Festival de Cine de San Sebastián. Foto: E. Acín

Sebastián Muñoz ha participado como Director de Arte en películas destacadas del novísimo cine chileno actual. El Príncipe es su opera prima, basado en la novela de Mario Cruz.

Una historia situada en Chile en donde el joven Jaime acuchilla a su amigo en un aparente arrebato pasional. Condenado a prisión conocerá a El Potro, un hombre mayor y respetado dentro de prisión. Juntos establecerán una estrecha relación que le permitirá al joven descubrir los afectos y lealtades de un mundo tras las rejas.


¿Cómo te sientes al formar parte del Festival de Cine de San Sebastián?

Muy feliz. El año pasado estuve en cine en construcción y volver con la película terminada es un orgullo como latinoamericano. Me parece todo muy emocionante.

Es tu primera película como director, ¿cómo lo has vivido?

Desde hace 20 años que soy director de arte en Chile y cuando decidí dirigir fue hace un año. El proceso fue muy potente porque en primer lugar recibí todo el apoyo del mundo cinematográfico de Chile. Además, el primer día que fuimos a hacer la primera visita técnica a la cárcel que es donde ocurre como el 80% de la película yo iba muy nervioso. Tenía claro como quería que fueran los planos. Cuando entramos a la celda y empezamos a leer la primera escena me di cuenta que tenía la película desde hace muchos años en mi cabeza y disfruté muchísimo. Todos los actores y el equipo técnico de la película son amigos míos, los conocía hace años y como siempre digo esta película fue hecha con mucho amor y con todos mis amigos. Solamente tuve que disfrutar, ellos me cuidaban y yo les cuidaba a ellos. También, disfrute mucho con los actores y mi relación con cada personaje porque fue una experiencia preciosa.

¿Cómo surge esta historia?

Lo primero que me surge es la idea de querer dirigir a mis años porque en Chile cuesta mucho hacer cine. Yo estaba buscando una historia de amor entre hombres y quería contar algo sobre lo que supiera porque me parece muy importante que los directores puedan hablar de experiencias reales vividas, siento que se conecta mucho más. Buscando esta historia apareció un amigo que encontró esta novela en una feria y la compró porque le llamó la atención la portada. Me la mostró y cuando me leí las tres primeras páginas del libro me di cuenta que esto era lo que quería contar porque el escritor tiene un relato muy crudo y directo. La iba leyendo y me iba imaginando todo lo que iba sucediendo. También, me refleja mucho a mí en mi juventud en lo que le ocurre al príncipe y para mí eso fue súper importante porque era como sentirme reflejado con el protagonista. Además, fue muy bueno el hacer una película con personajes súper simples porque son muy básicos, que no tienen un mundo intelectual rico y son como los desplazados. Esto era para mí era muy importante a nivel político para que el cine sirva para poder mostrar estos mundos que por lo general nadie los muestra y, también, una historia carcelaria que es como la cotidianidad entre estos dos hombres y que solo en busca del afecto tienen relaciones entre ellos.

La historia muestra un tema delicado en una época conflictiva

Chile sigue siendo conservador y en esa época todavía lo era más. Por ello, yo decidí partir la película como en enero de 1969 y que terminara en septiembre de 1970 que es cuando sube Allende. Para mí el discurso de cuando Allende asume el cargo fue súper esperanzador, pero a la vez duro y concreto. Me parecía importante que el protagonista al final cuando está solo en la celda pudiera escuchar el discurso de Allende a través de la radio. Yo sentía que al personaje le iba a dar la esperanza de seguir viviendo.

El personaje protagonista, Jaime, va encontrando en la cárcel ese lado más humano

Uno cuando entra en la cárcel piensa que se podría convertir en la peor persona y en este caso no es cierto, los afectos son lo que hacen crecer a este personaje. El personaje de El Potro se convierte en ese fiel compañero que lo acoge, lo ayuda y que se envuelve en esta relación de afecto y sexualidad.

¿Cómo fue el trabajo con los actores?

El trabajo fue muy directo porque yo a Alfredo Castro lo conozco desde que estaba estudiando en la universidad, voy a verlo al teatro y tengo una buena relación. Claudio Rodríguez fue la persona que hizo el casting y vio a Juan Carlos Maldonado en una obra de teatro y me dijo que fuera a verlo. Él estaba todavía en la universidad y cuando lo vi en la obra supe que era él. Recuerdo estar peleando con mis productores porque me decían que abriera el casting porque nadie veía en él el personaje y únicamente lo veía yo. Le dije que se tenía que enfrentar al casting y finalmente fue el elegido. La relación con Gastón Pauls también fue muy hermosa porque hicimos una película en Chile en donde yo estaba de director de arte y en el último día de filmación le conté la historia y se enganchó a ella. Ellos tres fueron los primeros en confiar  en mí.

¿Qué mensaje transmite esta película?

Es una película sencilla que solamente habla del amor.

¿En estos momentos te encuentras trabajando en algún nuevo proyecto?

Sí, estoy trabajando en algo nuevo y es muy distinto. Se llama Los pájaros y habla sobre mujeres que no pueden tener hijos, mujeres que roban hijos y mujeres que pierden hijos. Se trata de un caso real de una mujer haitiana que llega a Chile, que va al hospital y como ella no sabe comunicarse con el guardia, porque los hombres haitianos en Chile no dejan que las mujeres aprendan castellano, le entrega el hijo. A ella llegando la asaltan, cuando ella vuelve la toman presa y ella acaba matándose en un calabozo por perder a su hija. Digamos que eso es el detonante de la historia. La protagonista es una abogada que en su juventud compró un bebé, lo trajo a Chile y se lo dio a su hermana para que lo criara. Es una historia que se va a contar en tres días. A la abogada le va a tocar defender a la haitiana, a la cual llega tarde, y su hermana la culpa por la muerte de la haitiana y decide buscar a los familiares argentinos del bebé. Con esta película quiero reflejar el amor infinito de una madre y que es capaz de hacer todo por sus hijos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*