«La trinchera infinita» obtiene la Concha de Plata a Mejor dirección en San Sebastián

La película española también logra el galardón a Mejor guión, el Feroz Zinemaldia de la prensa especializada y el premio Cine vasco.


El film, que se estrenará en los cines el próximo 31 de octubre, está ambientado en un pueblo malagueño, desde el inicio de la Guerra Civil en 1936 hasta la amnistía franquista de 1969. El personaje de Higinio es perseguido por las tropas nacionales, debido a sus ideales políticos. El protagonista consigue escapar y se esconde en un agujero de su casa, que le sirve como un escondite provisional. El miedo a ser fusilado y el temor a las represalias de sus vecinos le obligará a estar recluido en ese lugar durante más de 30 años.

La trinchera infinita es una obra dramática, que refleja la tormentosa vida diaria de un individuo que se ve abocado a una reclusión forzosa, y que teme salir a la calle, ya que está en el punto de mira de los fascistas. «La película pretende ser una alegoría sobre el miedo, ya que el protagonista se esconde en su casa, porque teme que lo fusilen», relata José Mari Goenaga, que codirige el proyecto junto a Jon Garaño y Aitor Arregui.

Goenaga, que también es el coguionista de la obra junto a Luiso Berdejo, se inspiró en el documental 30 años de oscuridad y en el libro Los topos para desarrollar el guión. Sin embargo, la película no es una adaptación de ninguna de las dos obras, porque los creadores pretendían elaborar una ficción que les otorgara una gran libertad, y no querían estar maniatados a un guión preestablecido.

El rodaje de la película se dividió en dos partes para no solapar el trabajo de los tres directores, ya que durante la filmación nunca se encontraban juntos. Mientras dos estaban desarrollando la interlocución de los actores, el otro permanecía realizando las funciones relacionadas con el equipo técnico. Durante el rodaje, las grabaciones se detuvieron cinco semanas, porque Antonio de la Torre tuvo que engordar 15 kilos, con el fin de plasmar el paso del tiempo encerrado en el escondite de su casa.

Cada una de las partes está muy diferenciada. El inicio de la película es muy asfixiante, agobiante y confuso. En estas escenas, la cámara se comporta de una manera vertiginosa y con golpes bruscos. En cambio, conforme va avanzando la película, los protagonistas se tranquilizan y la cámara produce un efecto más suave y pausado. La obra se contempla desde el punto de vista de Higinio, en donde el protagonista observa la realidad de forma incompleta, porque no conoce todo lo que pasa a su alrededor, debido a su aislamiento.

Este hecho provoca que haga unas conjeturas erróneas y desconfíe hasta de su familia. De esta forma, el film trata de transmitir una sensación de confusión y miedo. «La película narra la tragedia de una persona que está sometida a un sistema dictatorial. El personaje permanece tantos años escondido allí, porque le horroriza morir asesinado por sus vecinos”, afirma Goenaga. “La obra intenta mostrar la tormentosa vida del matrimonio y de todo un país bajo el yugo del fascismo, y refleja cómo el encierro y el miedo van condicionando a los personajes y complicando su relación», añade el codirector.

La película, a pesar de estar basada en la Guerra Civil y  en el franquismo, no presenta una politización muy acentuada. «Pretendíamos hablar sobre política desde un punto de vista más prosaico y llano. No teníamos ninguna intención de hacer un discurso ideológico, sino que queríamos representar cómo vivía la política un matrimonio en un pueblo rural de Andalucía», comenta Goenaga.

Por lo tanto, el film se acerca a este periodo histórico desde una perspectiva doméstica, ya que el dictador no es un personaje principal en la trama. Según el director, esto se debe a que «nos interesa centrarnos en la humanidad y en la psicología de Higinio y de Rosa, y creemos que no hace falta elaborar unos discursos grandilocuentes para reflejar un retrato crudo de la realidad de aquella época». La obra cuenta con las interpretaciones principales de Belén Cuesta, que interpreta a Rosa y de Antonio de la Torre, que hace el papel de Higinio.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*